• junio 2020

    Recomendación literaria: 3 libros para leer en junio 2020

    Ya estamos en junio 2020. Así de rápido, con todo y pandemia, confinamiento y todo; ya llegamos a la mitad de año. Es verdad que los libros, la música, el dibujo; el arte en general fue lo que nos ha mantenido a flote estos días de encierro. Es por eso que, si seguirás en casa y sin saber qué leer, te dejo una lista de tres libros que podrás disfrutar durante el mes de junio. 3 libros para leer en junio 2020 Moshi Moshi de Banana Yoshimoto El duelo es algo que nos marcó en esta cuarentena. Dejamos sueños de lado, viajes, proyectos; nuestra libertad, seguridad y la vida como…

  • nuevos libros japoneses

    Vida diaria: Nuevos libros japoneses

    Hace algunos días fue mi cumpleaños y como siempre que quiero que me regalen algo, pedí libros. Pero no sólo me regalaron, también yo misma me di obsequio; más libros. Lo mejor de todo es que fueron japoneses y como amante de la literatura japonesa, pues creí oportuno presumirles mis nuevos títulos. Y nuevos libros japoneses Hanakotoba, el lenguaje de las flores de Alex Pler Es un libro que quise desde que supe de su existencia. Hay muchas palabras japonesas que no tienen traducción al español o que describen algo maravilloso, grande; incluso un sentimiento o un estado de ánimo. Este es el caso de Mono no Aware, cuyo significado…

  • fiebre

    Poesía: Fiebre

    Fuiste como una enfermedad pasajera al inicio sentía cierto malestar que ignoré después no pude hacer nada, ya había anidado el virus en mi cuerpo; el padecimiento fue tan fuerte que hasta fiebre me dio de esas que hacen desvariar cuando están a más de 39 grados y ríes o lloras debido a las alucinaciones. Pasados unos días con medicamento te largaste y me dejaste una resaca convertida en dolor de cabeza el cuerpo adolorido y dos o tres días tirada en la cama. Después de ese instante supe que no quería enfermarme no otra vez, pero yo no decido esas cosas los virus y bacterias vienen y van y…

  • Día Internacional del Té

    Día Internacional del Té

    Ya tiene algunos meses que menciono mucho el té en mi blog o en mis redes sociales; incluso he escrito un par de haiku/senryu sobre esta bebida. Puede que tal vez sea extraño para ti todo lo que trato de comunicar al hablar sobre el té, lo que comunico, siento y muestro. Y es normal. Yo tampoco lo entendía al principio. Hablar de té me llevaría más de una entrada; incluso hasta podría hacer un blog especializado en el té porque es un tema muy extenso y hermoso. Pero en resumen, podría decir que es algo que me salvó la vida y que me hizo encontrar uno de mis caminos…

  • Bloqueo literario

    Bloqueo literario: Cuando no quieres leer ningún libro

    No sé si les ha pasado, de seguro sí; pero existen momentos en los que ningún libro nos satisface y por más que sostenemos sus hermosos cuerpos, no queremos saber nada de ellos. Vamos a nuestra biblioteca y vemos uno, lo agarramos, lo miramos y lo volvemos a dejar en el estante. Eso repetido como una cinco veces y al final, no leemos nada. Puede que estemos enfrascados con una lectura y de la nada, ese libro ya no nos llena, nos cuesta trabajo. Lo dejamos pausado, nos vamos a otro pendiente y ¿que sucede? Que tampoco nos llama la atención. Dicen por ahí que no todos los libros están…

  • kioto

    Recomendación literaria: Kioto de Yasunari Kawabata

    Yasunari Kawabata fue el primer japonés en recibir el Premio Nobel de Literatura y aunque he leído una buena cantidad de libros del autor, no fue hasta Kioto que me enamoré de escritura y encontré el por qué fue merecedor de tan enorme premio. Muchos dicen que su literatura es poética; por ejemplo en País de Nieve, su libro más famoso y el que le dio el pase al Nobel. Fue un libro bueno, no voy a mentir; pero al leer Kioto disfruté de cada una de sus partes y de esa poesía descriptiva de su manera de escribir. Kioto de Yasunari Kawabata Como en toda novela japonesa, los sucesos…

  • Vida diaria: el peso del confinamiento

    Puede que hayan notado que he dejado un poco olvidado el blog. No ha sido a propósito. Trato de tener contenido siempre para ustedes, pero la cuarentena me ha pegado de una manera extraña y la verdad es que no quiero hacer nada. Al inicio todo estaba bien. Me gusta mucho estar en casa para leer y escribir, no es que extrañe mucho salir o hacer actividades donde haya mucha gente. Entonces, ¿qué es lo que ha pasado? No lo sé. De la nada las fuerzas se fueron de mi cuerpo y llevo ya casi un mes sin querer leer, sin escribir, sin casi subir post al blog; incluso abandoné…

  • virus

    Poesía: virus

    Atrapada y sin poder salir, no sólo de mi mente y de mis sentimientos oscuros aquellos que cambian conforme a la marea de mi propio corazón. Los barrotes están dentro de mi mente, también en mi propia casa mi corazón se encierra como todas las personas y quiere ser libre como antes lo era. Encerrada me encuentro ante una amenaza externa que invade el mundo un virus que lentamente entra al cuerpo y lo contagia, lo enferma, lo mata. Su nombre no quiero mencionar de tan sólo decirlo en voz alta, escribirlo o pensarlo; la ansiedad revive como este virus que de la nada salió para conquistarnos, para mantenernos encerrados…

  • dibujo

    Al no poder escribir, dibujo

    Se supone que un escritor debería de escribir diario, no importa si es una frase o una entrada en el blog o en su diario personal. Yo lo hago, pero a veces me siento tan vacía por no hacer algo más que presiento que mi creatividad se está malgastado porque no tengo «ganas, inspiración, cerebro» para escribir. Cuando estoy en estas situaciones busco algo creativo para hacer y así inspirarme. Normalmente leo, pero eso es ya de todos los días. Entonces, ¿qué hago? Dibujo. No soy ilustradora ni conozco técnicas de acuarela —que me encantaría—. Tampoco soy buena dibujando, pero desde que ilustré mi libro Espejismos, mantuve un estilo propio…

  • Poesía: Rabia

    No fue rabia tampoco tristeza no fue una emoción dolorosa tampoco un sentimiento feliz; no hubo soledad mucho menos compañía. Tampoco fue silencio ni duda, cariño o molestia ni siquiera fue ira abandono o un abrazo podría decir que tampoco alegría no existieron ni las lágrimas. No hubo un vacío ni un palpitar rápido o lento no se detuvo la respiración en ningún momento existió dolor. ¿Entonces qué fue? Te podrías preguntar. Así como lo explicó Michael Ende esa sería mi respuesta en «La historia interminable» lo que ocurrió fue que existió todo y así se lo comió la nada.