Me rompiste

Me entenderás cuando te duela el alma como a mí.

Frida Kahlo

Me rompiste,
sin dejar de quererte,
sin dejar de verte,
así me rompiste;
dejándome amarte por siempre
sin poder tenerte,
sin poder tocarte;
me rompiste,
sin una palabra,
sin un gesto;
me rompiste
cuando yo había armado mis pedazos
y eliminé mi miedo para intentarlo,
con el corazón temblando,
mirando tus ojos,
deseando que ellos me vieran al mismo tiempo.

Me rompiste,
al confiar en ti,
al mostrarte mi alma,
al enseñarte los pedazos
de mi corazón desgarrado,
así me rompiste,
con el conocimiento de mis caídas,
con la verdad de mis heridas,
con la ilusión de que tú no lo harías;
me rompiste,
entregándome la primera piedra
para construir la barrera,
aquella que conocías,
aquella que decidí destruir
para mirar tu sonrisa.

Me rompiste,
encerrándome una vez más
ahí donde nadie lastima,
en ese espacio donde no se confía,
donde te alejas del mundo
para no salir herida,
pero me rompiste,
construyendo nuevamente el muro,
donde todos esos sentimientos no existen,
donde la magia se desvanece
como tus ojos,
como tu voz,
como tu indiferencia,
en ese lugar donde nadie jamás entra.

Me rompiste,
dejándome caer,
invadiendo de frío mi cuerpo
con lágrimas invisibles
cubriendo mi rostro,
sacando el corazón de mí pecho
para destruirlo,
para no sentir de nuevo,
para ya no ver tus ojos,
para no tocar tus manos.

Ahí me rompiste,
donde tu risa ya no será escuchada,
donde extrañaré cada milímetro de mi ser contigo,
de las palabras no expresadas,
en los besos y abrazos no dados;
con aquella adrenalina que me producía
tu presencia junto a la mía;
me rompiste,
queriéndote siempre,
protegiéndote siempre,
olvidándote para siempre,
me rompiste.

 

Deja un comentario