Microcuento #1: Un poco de queso

La princesa entró al salón donde la reina, que estaba convertida en ratón, comía queso en grandes cantidades y engordaba minuto a minuto sin detenerse . La princesa la miraba con asco y al cabo de unos minutos, la reina murió de un infarto, su cuerpo se volvió ceniza y el viento se llevó sus restos dejando la corona, brillante y seductora, en el trono forrado de piedas preciosas.

La princesa, al sentir el poder de la avaricia, sostuvo la corona y se la puso en la cabeza. Al instante, su cuerpo se transformó en un ratón delgaducho y hambriento, y como la mesa estaba atestada de diferentes tipos de queso, alargó la mano para comer un poco, sólo un poco de queso.

Deja un comentario