Mundología, mi experiencia alrededor del mundo.

Cuando llegué de Japón la segunda vez hace ya dos años, me quedé con muchas ganas de seguir viajando, incluso en mi propia ciudad o colonia para conocer lugares distintos y nuevos. Por otro lado, siempre me ha gustado caminar y perderme por calles que jamás había visto o entrar a cafeterías o lugares que no conocía; crear una nueva experiencia así como cuando me fui a Japón la primera vez.

Nunca me ha gustado estar en un sólo lugar por mucho tiempo, soy una persona cambiante, que gusta de estar en movimiento; disfrutar del espacio un tiempo indefinido y después buscar otro en el que pueda leer, escribir o ver la vida pasar: crear experiencias nuevas en lugares nuevos y diferentes, secretos y distantes, mágicos y escondidos. Y esa sensación se intensificó al viajar a Japón, ya que era un lugar que ciertamente no conocía y descubrir sus calles, sus restaurantes, sus caminos y sus secretos, hicieron que buscara por todas partes esa misma vivencia, aunque fuera en la calle detrás de mi casa por la que nunca camino y que puede albergar un cafecito, una tienda o un árbol distinto, mágico y diferente a todos los demás.

Después de meses, conocí el término “Nómada Digital“, idea de la que me enamoré y practiqué por un tiempo sin obtener los resultados esperados (no porque no me gustara, sino por la falta de dinero que te obliga ser un nómada debido al transporte o porque tienes que alimentarte). Pero la idea no la he abandonado, quiero realizar ese experimento, sólo que por ahora no me encuentro en las condiciones adecuadas. Pero cuando realicé esta práctica, y fui feliz, conocí muchos lugares secretos en mi ciudad, diferentes cafeterías, parques, calles, momentos y experiencias que no había vivido en todos los años que llevo viviendo en la Ciudad de México (bueno, desde que nací).

Fue gracias a todo el cúmulo de estas experiencias, gustos y deseos: mi gusto por conocer lugares nuevos, mi viaje a Japón y mi experiencia como Nómada Digital amateur, que decidí crear Mundología.

MUNDOLOGÍA

Según el diccionario, Mundología viene de Mundus, que significa Mundo y Logía, que significa Ciencia: La ciencia del mundo o, para más fácil, la experiencia y habilidad para desenvolverse en la vida y para tratar con la gente. Conocimiento del mundo y de los hombres.

No es que yo sea una experta en lo que sucede en el mundo o que sepa tratar a la gente, pero me llamó la atención el término por un ejemplo que encontré en el diccionario: Tiene mucha mundología adquirida en sus viajes por todo el mundo. Tampoco es que haya viajado por toda la Tierra o que tenga mucha experiencia para desenvolverme en la vida, pero al buscar una palabra que definiera lo que quería retratar con este proyecto, la palabra mundología fue la mejor. 

Para mí, ¿qué es mundología? La experiencia adquirida en un viaje, sea cual sea, sin importar si es en otro país, estado o en otra colonia. Para mí, Mundología es toda la experiencia vivida, obtenida y disfrutada en cada uno de mis andares, en cada una de mis visitas y en cada uno de mis recorridos. Pero lo mejor de todo, es que Mundología es una forma de transmitir toda esa aventura a todos los lectores que deseen conocer lugares nuevos, experimentar destinos secretos, comer en cafeterías y restaurantes recónditos o caminar por calles y callejones distintos. Mundología es una forma de perderte en un viaje gracias a la experiencia de otro alguien únicamente para crear vivencias nuevas e invitar a las personas a crear aventuras nuevas.

Por eso decidí crear este espacio, para relatarte y darte a conocer esos lugares que tal vez no conocías y que vale la pena descubrir para que así puedas escribir otra página de aventuras en tu diario de vida, ese libro que nunca termina hasta que dejemos este mundo y (aquí entre nos) creo que es la mejor manera de morir, con vivencias en nuestra alma, no en nuestra cartera o en una mesa empolvada, sino en nuestra propia esencia.

Deja un comentario