Autores,  Inspiración,  Libros,  Reseñas,  Slider,  Vida Diaria

Inspiración: Mis seis libros favoritos del 2018

Este año 2018 a pesar de todas las penurias que viví, las ganas de no querer hacer nada, mi bloqueo literario que duró cerca de dos meses y la dificultad para leer y concentrarme, pude terminar el reto que tenía pensado desde un inicio para este año: leer 30 libros (o más) lo cual es un logro bastante considerable ya que años anteriores quise completar la misma lista y jamás la llegaba a completar. ¡Felicidades a mí!

Pero así como todos los años que llevo leyendo, existen libros que no me gustaron para nada, que disfruté momentáneamente, que sirvieron para pasar el rato, que me gustaron y los que amé y me marcaron para siempre. ¡Éstos son los que valen la pena! Ya sea por sus historias, por la forma de escribir de los autores, los personajes o porque dejaron algo en mí ya sea sentimental, como lectora y escritora o porque se conectaron conmigo y con lo que vivo diariamente.

Sacar seis libros de los treinta que leí no es complicado, ya que al revisar la lista de todos los libros de este 2018 puedo detectar perfectamente aquellos que me dejaron un pedacito de algo en el alma y que deseo compartir con ustedes. Si alguien ya leyó esta lista, sus libros favoritos son los mismo o les da curiosidad adentrarse en sus historias, recuerden que siempre leeré sus comentarios para compartir opiniones.

Mis seis libros del 2018

6) Tokio Blues de Haruki Murakami

Hace mucho tiempo leí Sputnik Mi Amor y no me gustó por lo que no creí leer algo de Murakami una vez más, pero le di otra oportunidad y la verdad es que este año me quedé muy contenta con lo que leí de este autor japonés y al igual que otra autora japonesa que leí este año, Banana Yoshimoto, Murakami dejó una huella en mí debido a su forma de escribir.

No sé si así escriban los japoneses porque no he leído tanta literatura japonesa como yo quisiera, por lo que no puedo generalizar, pero si de algo me he dado cuenta es de la forma tan sencilla, sentimental y poética en la que describen las situaciones; la manera en la que algo tan cotidiano puede convertirse en algo hermoso y profundo; esa sencillez en su escritura que hace de las palabras algo grande, emotivo y maravilloso.

La historia relata lo que vivió un joven al estar enamorado de la novia de su mejor amigo que se suicidó una tarde sin avisarle a nadie. El libro relata su vida cotidiana y lo que le sucede en el amor, y lo que más me llamó la atención, además de la forma de escribir, fue la manera de vivir el suicidio en Japón. En el país es muy común que la gente se quite la vida y leerlo en una historia como si fuera lo más natural, pero al mismo tiempo, terrorífico, hicieron que este libro me tocara partes muy profundas de mí. Tengo que leer más libros de Murakami.

5) Tintes del Cielo de Sōseki Natsume

Cuando empecé a leer literatura japonesa otra vez y me di cuenta que la poesía era algo que me gustaba mucho escribir, decidí aventurarme y aprender (así como leer) poesía japonesa o Haiku. En un festival compré varios libros japoneses y entre ellos uno pequeño con haikus que también ya hice la reseña en el sitio.

Aunque lo leí en un día, el libro se convirtió en uno de mis favoritos de este año debido a como estaba presentado: el haiku en japonés, cómo se lee en su forma romanizada, su traducción y notas del traductor para entender mejor la referencia de lo que quiso expresar el autor, pero lo que más amé de ese libro fue la manera tan dulce, pequeña y sutil en el que alguien puede expresar la magia y la dulzura de la naturaleza. 

Soy un amante del atardecer, la lluvia, el otoño, las flores, el cielo y las estrellas. De todo el medio ambiente en general debido a esa melancolía que transmite, esa belleza pura que no logramos entender y que nos deleita día con día aunque a veces no veamos ese reflejo del sol en las hojas, el movimiento de una nube con el viento, el susurrar de la nieve al caminar sobre ella y en este libro Natsume describe esas emociones y esa dulzura en tan sólo pequeños versos, con el uso de las palabras adecuadas y el acomodo de ellas para así llenar el alma de quien las lee.

Gracias a este libro decidí leer más haikus, investigar cómo escribirlos y comenzar a hacerlo. Tengo algunos anotados en mi libreta de borradores y deseo aprender más sobre este arte tan pequeño, pero a la vez tan magistral.

4) Saga de los Vatídico de Robin Hobb

libros 2018

Tal vez esté haciendo un poco de trampa al poner tres libros dentro de esta lista, pero la trilogía de los Vatídico es maravillosa de principio a fin y como el siguiente libro comienza exactamente donde terminó el anterior, podría resumirse a un enorme y gordo ejemplar de cerca de dos mil páginas, la cual, si existiera, con todo el gusto del mundo me la compraría.

La trilogía compuesta por Aprendiz de Asesino, Asesino Real y La Búsqueda del Asesino trata de un niño que es el hijo bastardo del sucesor al trono. Al principio nadie le hace caso al niño hasta que su abuelo le encomienda una tarea de la que nadie debe estar enterado: convertirse en el mejor asesino del Rey.

No sólo la historia me atrapó de una manera magistral, al punto de que terminé la trilogía completa en mes y medio y como en ese momento no tenía trabajo, no me despegaba de sus páginas en ningún momento. Había noches que dormía hasta las cuatro de la madruga por estar leyendo la historia de “Traspié” (además de que padecía de insomnio, pero ese es otro tema). Lloré con las escenas, reí con los sucesos, me enamoré de los personajes y deseaba que nadie los tocará; sufrí junto al protagonista y me sentí parte de ese mundo maravilloso y fantástico que relata Robin en sus tres libros.

Agradezco mucho el hecho de haber conocido una saga tan maravillosa como esta, saga que después de Harry Potter, se ha convertido en mi favorita del género de fantasía y magia. Se ha ganado un lugar enorme en mi corazón y librero, en especial el segundo.

3) Mientras escribo de Stephen King

Hice una nota especial de este libro que me marcó mucho y me ayudó bastante. Mientras Escribo es un libro de uno de mis autores favoritos, Stephen King, quien relata su historia de cómo empezó a escribir y algunos consejos para empezar a hacerlo (y no dejarlo). Lo que más me gustó fue la forma tan divertida y natural de narrar los consejos que le da a los escritores. Con el humor que lo caracteriza y sin pelos en la lengua, él menciona la forma que a él le ha funcionado para ser el escritor que es ahora y que a pesar de las dificultades que siempre existen como el trabajo, la familia, las enfermedades y penurias de la vida, escribir es algo que todo escritor, que desee dedicarse a ello, debe hacer sí o sí (además de leer, y mucho).

Tengo una libreta especial con todos los consejos que Stephen da en en ese libro y que releo de vez en cuando para volverme a inspirar. Algunos me sirven mucho (son lo que anoté), otros no tanto pero que son consejos que le sirven a él en su carrera. Eso sí, al final, el resultado para ser escritor es el mismo y algo que podría llegar a ser tedioso, como explicar los diálogos, la revisión de los textos y la creación de personajes, hace que no sea tan complicado y algo tan natural que a todos los escritores, y artistas, viven cuando se trata de hacer arte.

Gracias a ese libro me di cuenta de que todos tenemos los mismos miedos, dudas e inseguridades, pero que siempre existe alguien para ayudarte a salir del tormento. Como él con este libro maravilloso.

2) La cortesana de las flores de Ayako Miyagi

libros 2018

Siempre me han gustado mucho las Geishas y todo ese misterio que existe detrás de ellas, su educación y su historia. He leído mucho sobre ellas, investigado y lo mejor de todo, estado cerca de ellas, lo cuál fue uno de los momentos más grandiosos de mi vida. Pero el terreno que nunca había tocado era el de las prostitutas, mujeres muy parecidas a las geishas, pero cuya función, educación y hasta vestimenta es muy diferente.

Cuando encontré este libro abandonado en una Casa del Libro, me atrapó de inmediato y cuando empecé a leerlo no pude soltarlo. Me di cuenta de la realidad de estas mujeres, de lo que sufren y lo que deben pasar para poder pagar una deuda que es descabellada así como inhumana, el haber nacido.

La Cortesana de las flores es un libro fuerte, en muchos aspectos, pero que disfruté a cada momento debido a sus cuentos cortos que se entrelazan entre sí y que tienen romance, finales felices, finales desgarradores y mucha enseñanza para todo aquel que quiera conocer ese lado amargo de Japón.

Volvería a leerlo sin duda porque, además de enseñarme mucho sobre ese mundo, las diferencias con las geishas e historia de Japón, me mostró un lado del país que no conocía y como amante de la cultura japonesa, siempre estoy dispuesta a aprender.

Por otro lado, y como dato adicional, el libro es ilustrado, lo que le da un toque maravilloso y elegante a cada cuento relatado en este libro.

1) El Lago de Banana Yoshimoto

libros 2018

Si pudiera describir este libro con una palabra sería tristeza, ¿por qué? Porque el libro muestra en todo momento mucha tristeza en su historia, en sus personajes, en la forma de narrar las situaciones, en los acontecimientos, en la vida cotidiana de dos jóvenes en Japón, y sobre todo, por la tristeza que causó en mí.

Son pocos los libros que me han marcado hasta lo más profundo, que se han conectado con la forma en que pienso y siento, que se han fusionado tanto conmigo que a veces creo que soy yo quien escribió esa historia o que está pasando por esos momentos y El Lago es uno de ellos.

Banana supo expresar con pocas palabra, la poesía de las emociones de los personajes y penetrar en mi corazón como pocos autores logran hacerlo. Me hizo llorar mucho, suspirar y conocer también la forma en que viven y piensan los japoneses. Además, como escritora, me ayudó mucho a identificare con su forma de escritura, con su forma de relatar los hechos y presentar las situaciones que viven los personajes.

Algo normal y cotidiano lo convirtió en algo mágico y especial y esa forma de sentir, de expresar y de escribir se conectaron mucho con la forma en que yo escribo. Por eso es mi libro favorito de este año, no sólo por volverse parte de mí, sino porque como escritora encontré a alguien más a quien seguir para así pulir mi escritura.

Y así como Murakami, Yoshimoto me enseñó una forma de escribir que se acopla a la mía y que me invita a intentarlo. Tengo un par de historias que no he podido escribir porque siento que no son importantes o que no transmiten nada, pero al leer a estos dos autores y descubrir el extraño encanto que tienen sus obras, así como lo es Japón en general, he descubierto una parte de mí que desea escribir estas historias sin temor alguno. En otras palabras, he descubierto (una vez más) la forma en que quiero escribir; la manera en que deseo plasmar mis emociones en las letras y el modo en el que me gustaría conectarme con mis lectores. Les agradezco mucho lo que me enseñaron gracias a sus historias y la forma de contarlas.

Mi lista de libros completa

  1. Ecos del Destino de Miranda Kaloway
  2. Cuando el corazón perdona de Ruth M. Lerga
  3. Legado de Amor de  T.J. Bennet
  4. Duma Key de Stephen King
  5. Embestida. Magic The Gathering: Onslaught Cycle #1 de J. Robert King
  6. En casa de los Templeton de Monica McInerney
  7. Antología Poética de Mario Benedetti
  8. Amor y Asco de @Srtabebi
  9. Los hombres de negro de Steve Perry
  10. Mientras escribo de Stephen King
  11. Los páramos de Mornewood de Eliu Solís
  12. El estudiante de John Katzenbach
  13. Aprendiz de asesino de Robin Hobb
  14. Asesino real de Robin Hobb
  15. La búsqueda del asesino de Robin Hobb
  16. El dador de recuerdos de Lois Lowry
  17. Insomnia de Stephen King
  18. La librería de las nuevas oportunidades de Anjali Banerjee
  19. Pointe de Brandy Colbert
  20. El lago de Banana Yoshimoto
  21. Los años de peregrinación del chico sin color de Haruki Murakami
  22. Poemas de Mao Tse Tung
  23. La cortesana de las flores de Ayako Miyagi
  24. Agnes Grey de Anne Brontë
  25. Promesas, poesía escogida de Duo Duo
  26. Cuentos japoneses de doncellas de Grace James
  27. Mujyōkan: 72 haikus y un jisei de Carlos Bassas del Rey
  28. Kitchen de Banana Yoshimoto
  29. Tokio Blues de Haruki Murakami
  30. Tontes del Cielo de Sōseki Natsume
  31. Espejismos de Rosée
  32. Imperfectos de Cecelia Ahern

Y así podría resumir este 2018 con estos seis libros aunque en realidad son once los que me marcaron este 2018. Si has leído alguno de ellos o te gustaría leerlos, recuerda que siempre podemos platicar e intercambiar opiniones, me gustaría saber qué piensas de los títulos que aquí muestro, si te gustaron o no, o si te llamaron la atención.

Lo que sí noté es que casi todos mis favoritos fueron de autores japoneses por lo que, así como lo expresé en varias ocasiones en el apartado de Murakami y Yoshimoto, creo que he encontrado, por ahora, la literatura que me gusta leer y la forma en que me gusta escribir. Ya estoy lista para el 2019 con mi reto de 50 libros, espero conseguirlo, estoy segura de que sí.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *