debajo de la cama
Cuentos,  Cuentos Cortos,  Escritura

Cuento #4: Debajo de la cama

Me decían que tuviera cuidado al entrar a esa casa, pero nunca hice caso. No tenía miedo.

Preparé algunas cosas para mi expedición. Celular, una linterna y mi cámara fotográfica. Si esa niña existía, debía tener pruebas de ello. Sería la única persona que se atrevería a demostrarlo.

Esperé la noche. Atravesé la reja destruida, atravesé el jardín y entré a la casa por una ventana rota. Las sombras me tragaron por completo. Mi linterna nunca prendió.

Con la pantalla del celular caminé lentamente. No veía nada. Tropecé varias veces, cada sonido me alteraba.

niña

No sé cuánto tiempo estuve dentro, recorrí como pude los rincones y tomé algunas fotografías, pero ni rastro de ella. Tal vez siempre fue una mentira y nunca quise creerlo.

Alguien gritó rompiendo la noche. “¡La niña, la niña! ¡Se acerca la niña!”

Desperté sudando, el corazón me latía a toda velocidad. Era yo quien gritaba en sueños.

Prendí la lámpara de noche y me levanté para refrescarme. Algo se escucho debajo de la cama. Tal vez era mi perro durmiendo.

Me agaché y ahí estaba. Sus ojos blancos me miraban muertos, brillantes, ardientes.

Se movió. Poco a poco, la niña se acercaba hacia mí.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *