niponas
Experiencia,  Japón,  Viaje

#MiViajePorJapón: Curiosidades Niponas #2

Hace mucho que no escribo sobre mi viaje a Japón y las razones son varias: trabajo, centrarme en mi carrera como escritora y la falta de ganas o de imaginación para ponerme a escribir sobre este tema. Pero como ya se acerca la fecha en el que fui por segunda vez al país hace tres años, quise hacer una recopilación fácil de curiosidades que uno se encuentra en el país y dice what the fuck.

Japón es un lugar maravilloso, y así como es grande su esplendor, también lo es su rareza por lo que en este top 5 de cosas japonesas me centraré en lo más raro que vi en el país y que son dignos de mencionar porque son parte de su cultura y porque la amamos. (Bueno yo la amo a pesar de sus cositas iiiuuugh)

1) Los programas japoneses son para morir de risa

niponas

Aunque no les entiendas nada, llegar al hotel o donde te estés hospedando y prender la televisión para ver los programas ridículos de Japón es algo que no puedes dejar de hacer, mejor dicho ¡tienes que ver los programas japoneses! Gracias a ellos conoces mucho del país y te das cuenta de que son raros, mega raros y además de todo, ridículos como sólo ellos pueden hacerlo.

No existe mayor delicia, y vergüenza, prender la televisión y ver a un hombre encuerado haciendo tonterías frente a la cámara. Tampoco no existe belleza alguna ver un comercial todo ridículo, carente de sentido, pero que te hará morir de risa por muchas, muchas horas.

Los programas japoneses así son ¡todos! No importa si es de espectáculos, si están recomendando algún restaurante, si es para niños o un simple programa mañanero; todos (excepto noticieros)tienes esa ridiculez que los caracteriza y que no podrás dejar de verlos por más que quieras y aunque no les entiendas nada.

No necesitas saber lo que dicen si en la pantalla vez a un hombre vestido de pulpo y haciendo tontería y media, créeme, no lo necesitas.

2) El metro tiene anuncios tontos y divertidos

niponas

Así es, cuando estés viajando en el metro verás un sin fin de letreros que ayudarán a las personas a no caerse a las vías, machucarse las manos con las puertas, no hacer ruido mientras viajas o qué hacer cuando se va la luz.

Todos esos anuncios son importantes para la seguridad de los viajeros, hasta ahí no existe nada raro, pero los japoneses saben cómo ponerle sarcasmo, diversión y ese toque tan japonés que morirás de risa y querrás buscar por todos lados letreros como esos. ¡Y no sólo en el metro! Todo Japón está llenos de anuncios como esos, pero los del metro dan tanta risa que no puedes evitar reír y tomar fotografías para tu colección de “pósters extraños y graciosos de Japón”

3) Kuidaore Taro

niponas

Creo que entre las cosas más feas, raras y extrañas que vi en Japón fue la mascota de Dotonbori (un barrio de Osaka) llamado Kuidaore Taro. Un payaso diabólico horrible que encuentras hasta por debajo de la mesa. Venden souvenirs de este muñeco tan horrible que hasta pesadillas da verlo.

Recuerdo una tienda de este muñeco donde a la entrada se veía al payaso tocando un tambor y moviendo el rostro como si estuviera poseído. Si ese muñeco me lo encontrara en la noche ya no estaría aquí para contarlo.

Lo peor de todo es que es tan famoso y los japoneses lo adoran. Venden libertas, dulces, peluches, ropa, accesorios, plumas y todo lo que te puedas imaginar con la cara de Kuidaore Taro que en mi vida compraría. Sólo le tomé fotografías y videos porque era lo más aterrador que había visto en Japón, pero no compré nada. Siento que si hablo mal de él se me aparecerá enfrente. ¡Miedo mil!

4) Los asientos en invierno tienen calefacción

niponas

Si eres de las personas que odian sentarse en el metro y sentir caliente porque alguien estaba sentado ahí antes, entonces los asientos del metro en Japón, cuando es invierno, no son para ti. Tendrás que ir de pie todo el camino porque como hace mucho frío en el país esos meses, los asientos tienen su propia calefacción para calentarte las pompis heladas que tienes cuando entras al vagón. 

Al principio es algo rarísimo e incómodo, pero con el tiempo te acostumbras y agradeces. Un poco de calor en el trasero después de estar caminando por la calle todo el día a menos cinco grados, es como una cobijita caliente. O así lo sentí, porque supongo que a muchas personas les desagrada esa sensación. A mi también, pero al menos sé que es por un calentador y no por las pompas de alguien más.

Si vas a Japón en invierno créeme que será un detalle que no pasarás por alto.

5) El hentai está hasta en la sopa

niponas

Todos los otakus estarán contentos con esta noticia porque es verdad. Al parecer no está prohibido leer revistas hentai (porno japones) en el metro o en la calle; tampoco venderlos en tiendas al alcance de todos ni tener pisos exclusivos en los edificios de Akihabara para este tipo de dibujo.

Es real que entras a un konbini (tienda de conveniencia) y vez las revistas de moda, anime, videojuegos y de hentai o para hombres así como si estuvieras comprando un par de dulces. Tampoco es raro ver a la gente leyendo mangas de este tipo como si leyeran el periódico (me tocó que un señor de la tercera edad leía este tipo de revistas como lo más natural del mundo) y tampoco es extraño equivocarte de piso en Akihabara y entrar a la parte de venta de hentai donde los chicos se reúnen para hacer algo que no quiero saber.

Así que si en mitad de la noche te dan ganas de leer este tipo de revistas siempre podrás encontrar una en algún Family Mart o un 7 Eleven y no te preocupes, nadie te dirá nada.

Y así podría seguirme con algunas cositas raras de Japón, pero para eso haré otra entrada de curiosidades niponas. Creo que fue mucha rareza por hoy.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *