Cuentos,  Cuentos Cortos,  Escritura,  Microcuento,  Mis escritos

Microcuento #3: Tan sólo un sueño

Desperté del sueño al sentir que algo húmedo rozaba mis pies.

La noche se reflejaba en el mar, mostraba la ilusión de que el cielo jamás terminaba.

Una galaxia violácea adornaba la penumbra.  Los astros rosados y azules giraban alrededor de su centro brillante, atemorizador, cautivador.

La fina arena en mis pies brillaba como estrellas caídas. Me senté para disfrutar de la serenidad, del sonido del silencio, de ese sueño magnífico del que deseaba jamás despertar.

Una sonrisa de plenitud se dibujó en mi rostro. Nunca había sentido tanta paz.

El momento fue interrumpido por lágrimas que se derramaban brillantes como el reflejo de la luna en el la espuma del las olas del mar.

En mi corazón sentía mucha tristeza, dolor y pérdida. No estaba soñando, lo sabía muy bien.

Yo había muerto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *