Cuentos,  Cuentos Cortos,  Escritura,  Microcuento,  Mis escritos

Microcuento #5: Luces de noche

Metió la linterna, un repuesto de pilas, botana para el camino, un refresco de cola, su libro favorito, ahorros y la chamarra impermeable a la mochila. Acomodó el sleeping bag mientras veía su computadora para rectificar que hoy era el día. La apagó y miró su cuarto lleno de posters del espacio por última vez.

Ni siquiera se despidió de la familia, total, ellos nunca notaban su presencia. Estaría mejor sin ellos. Subió a la bicicleta, se acomodó la gorra, rascó su escasa barba y comenzó a pedalear.

Cuando llegó a la cima de la colina más lejana se sentó para disfrutar del atardecer que se ocultaba entre los distantes edificios. Miró el reloj de pulsera y contó los minutos: no faltaba mucho para el avistamiento.

Después de un par de horas, la primera luz cruzó el cielo. Una bola de fuego caía a gran velocidad hacia la ciudad. Inmediatamente después otra atravesó el firmamento con un sonido espeluznante.

Se puso de pie para ver mejor: cinco, diez, veinte esferas incandescentes surcaban la oscuridad para detenerse en los edificios que ardían en llamas. Aun en la distancia escuchó los gritos, los vidrios al romperse y las alarmas de los automóviles.

Sonrió mientras los colores cálidos se dibujaban en sus ojos. Abrió una bolsa de papitas y contempló el fuego que ardía en la lejanía.

Al menos no se encontraba ahí, en la ciudad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *