Día del Libro
Autores,  Libros,  Recomendación,  Reseñas

Reseña literaria: Ave Lira de Cecelia Ahern

Cuando terminé de leer Ave Lira, con lágrimas en los ojos y un vacío existencial muy horrible, rectifiqué el por qué Cecelia Ahern es mi autora favorita y el por qué deseo escribir como ella. Cecelia tiene una forma mágica de narrar sus historias; incluso, de escoger el tema de sus libros. No existe alguien como ella. No he leído en alguien más la forma musical, poética y emocional de sus versos, de sus historias, de sus libros. Y así es como me gustaría escribir. Así es como cada día (cuando no me llegan los pensamientos pesimistas y deprimentes) escribo y trato de mostrar belleza al mundo con mis textos. Gracias a ella generé mi estilo. Gracias a Cecelia me he convertido, poco a poco, en la autora que soy ahora. Y gracias a Ave Lira recordé el por qué amo escribir y el por qué deseo escribir.

La magia de los sonidos

ave lira

Ave Lira trata de un grupo de documentalistas que se encuentran con una chica que vive en el bosque y que imita los sonidos que tenemos a nuestro alrededor. Su nombre es Laura. Ella no conoce la ciudad, ni los sonidos que ésta posee: carros, máquinas de café, videojuegos, celulares; el ruido de los zapatos al caminar, los bares; incluso sonidos de placer ni los de animales al morir violentamente. Ella refleja sus emociones gracias a los sonidos y los imita a la perfección como lo hace el ave lira.

Los tres chicos desean crear un documental sobre ella, pero Solomon, el novio de la directora del programa, Bo; se enamora de Laura al instante,, además de que se identifica con ella y la comprende mejor que nadie más. Laura y Solomon crean sentimientos más allá de los sonidos y una conexión especial que me llevó a las lágrimas. El problema es cuando Bo decide inscribir a Laura a un programa de talentos bajo el nombre de Ave Lira. En el programa, Laura conocerá cómo es el ser humano; la forma tan inhumana en la que nos portamos con el mundo, con las personas y con nuestro alrededor.

Cecelia logró captar perfectamente el vació, la aberración que somos los seres humanos y nuestra falta de emociones, de tacto y de sensibilidad, gracias a las emociones, sonidos y desesperación de Laura.

Ave Lira me conmovió bastante. Así como lo han hecho casi todas las novelas de Cecelia. Ella logró escribir magia; describir la maldad humana; mostrar la belleza del mundo y del amor gracias a un personaje que jamás había convivido con la sociedad, sociedad de la que no se siente parte y que, con mucho dolor, tuvo que aprender a coexistir. Así como yo.

Una novela romántica

ave lira

La novela tiene momentos alegres y divertidos, pero la mayoría del tiempo, o al menos para mí, las situaciones son tristes, vacías, dolorosas; pero, principalmente, mágicas, emotivas, llenas de vida y romance. No sólo me refiero al romance de pareja. La tensión sexual entre Laura y Solomon, así como sus sentimientos, fueron manejadas de una forma dulce, sutil y poética, a lo largo de toda la novela. Me refiero a ese romanticismo por la vida, por las emociones, por las descripciones de la naturaleza; ese romanticismo por el día a día, por el cielo, los animales y las plantas; ese romanticismo que Cecelia describe en cada uno de sus versos: no sólo entre el amor que sienten los protagonistas; sino el amor que existe por el mundo y la manera en que nos comportamos dentro de él.

En toda la historia, Cecelia presenta diferentes tipos de personalidades y distintas maneras en que el ser humano se comporta dentro de la sociedad. Envidia, cariño, comprensión, enojo, arrepentimiento; egoísmo, amor, dulzura, vanidad; indiferencia, apoyo y sobre todo, esa magia que llevamos, o llevo, dentro de mí, dentro de nosotros y que a veces, por distintas razones, nos guardamos y no la dejamos salir. Ese tipo de magia que la sociedad nos ha arrebatado y que pocas personas aún siguen luchando por mostrarla al mundo, para conectarse con la Tierra, con los animales y con las personas. Una magia que se ha perdido y que intentamos, o intento, volver a resurgir.

Una forma de escritura como ninguna otra

ave lira

Como ya mencioné, gracias a Cecelia yo comencé a escribir como lo hago actualmente y aunque a veces me salgo del camino, me auto saboteo o intento seguir las normas establecidas por los autores latinoamericanos (porque Cecelia es irlandesa), regresar a lo que ella me enseña con sus libros me conmueve y llena de vida. Gracias a Cecelia recuerdo que yo deseo escribir como yo quiero hacerlo. Textos llenos de emociones, humanidad y naturaleza. Escritos románticos y poéticos, en los que pueda plasmar toda la magia que llevo dentro y que se ha encapsulado debido a la sociedad, al sistema, a eso que se ha estipulado y contra la que lucho todos los días.

Al terminar el libro entré en un momento de tormento, vacío y dolor. Sentí que mi vida no iba por el camino que yo quería. Me sentí ajena y encerrada, así como Laura. Pero después descubrí, gracias a Ave Lira, tanto el libro como el personaje, el motivo por el que estoy en este mundo, el motivo por el cuál escribo y la forma en la que deseo que mis escritos salgan al mundo. Gracias a esta historia y a mi autora favorita, regresé a mí, a mi magia, a mi mundo y recordé la manera en que quiero contar historias, el por qué me interesa contarlas y el cómo me gustaría que las personas recibieran mis libros.

Ser parte de una sociedad

ave lira

Es difícil adaptarse al mundo real, así como lo sintió Laura cuando llegó a la ciudad y las personas la menospreciaron o la apoyaron por ser como es. Coexistir en esta sociedad, con la humanidad de la que también soy parte, es muy complicado. Se me dificulta ser yo misma cuando la mayoría de las personas están acostumbradas al sistema e intentan, por todos los medios, hacer que yo también siga ese patrón. Es horrible tratar de romper esas cadenas para ser libre y crear magia con mi talento, con mis habilidades; así como Laura, como Ave Lira, que logró ser ella, cautivar a la humanidad siendo ella gracias a la ayuda que le brindaron las personas que la querían y gracias a que ella no se dio por vencida.

Ave Lira me enseñó muchas cosas y me regresó a ser yo nuevamente. Y a pesar de que la sociedad puede ser mala, vacía e inhumana; también existimos personas que, con mucho dolor, seguimos compartiendo magia.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *