piscina
Libros,  Recomendación,  Reseñas

Recomendación: La piscina de Yoko Ogawa

Últimamente he leído puros autores japoneses y esta semana terminé un libro muy pequeño, de apenas cien páginas en tamaño menor a media carta, que me inquietó un poco y que me gustó mucho. Lo terminas de leer en una hora, no sólo por su pequeñez, sino porque en pocas palabras relata una gran historia de amor, locura y crueldad.

Todo empieza en una piscina

piscina

La historia comienza con la narración de una chica obsesionada con el cuerpo de Jun y la forma tan grácil de él al hacer clavados en la alberca. Admira la manera en que su cuerpo se sumerge en el agua y en secreto, desea que el cuerpo del joven entre en la piscina que narradora tiene dentro de ella. Con palabras sutiles, la protagonista nos demuestra la atracción sexual que mantiene por este chico, a quien espía en secreto.

Pero eso no es todo. La narradora, de quien no sabemos su nombre hasta el final de la historia, vive junto a sus padres en una casa hogar donde ayudan a niños huérfanos. Jun es uno de ellos, por lo que ella sabe que su historia juntos nunca podrá ser realidad; pero al mismo tiempo, la narradora tiene algunos aspectos tenebrosos que la impulsan a realizar actos de crueldad con los niños, en especial los más pequeños.

Yoko logra, con pequeñas frases, crear malestar en el lector, escalofríos y una sensación de extrañeza. A la protagonista le gusta hacer llorar a los bebés, por lo que su crueldad con Rie, una niña de apenas un año, es escalofriante.

La historia avanza, conoces un poco sobre la vida de ella, de Jun, de lo que han vivido juntos y la manera en que la protagonista se purifica de sus actos y pensamientos malvados. Si continúo narrando puede que escriba un spoiler debido a lo pequeña, pero impresionante, que es la historia.

Un final inesperado

piscina

Sin contar más de lo que debería, el final me dejó con un mal sabor de boca. No porque estuviera malo, al contrario, creo que fue un buen cierre; sino por los secretos que se revelan en las últimas hojas de este pequeño libro. Sin la necesidad de una enorme historia o de muchas descripciones, Yoko supo muy bien cómo mezclar momentos tiernos con algunos demasiado extraños, otros muy crueles; incluso algunos hasta asquerosos.

La autora, en pocas palabras, manejó una buena historia de suspenso, misterio e incomodidad. Un buen cierre que deja a la imaginación, pero que engloba todos los misterios que el libro tiene en tan pocas páginas.

Sin duda fue una hora bien empleada. Recomiendo mucho la piscina, lo lees en una sentada. Espero leer más historias de la autora, si son así de cortos y aterradores, tendrán pronto las reseñas por aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *