Escritura,  Espejismos,  Mis escritos,  Poesía

Espejismos: He llorado

He llorado de rabia, cuando las lágrimas se quedan atoradas en los ojos y lucho para que no salgan, provocando un nudo en la garganta y un dolor de estómago que dura toda una semana.

He llorado de dolor, donde el lamento sale como cascadas, cuando me cuesta respirar y el pecho y mi corazón quieren explotar, cuando siento que ese dolor interno no desaparecerá, que nunca se repondrá y no volverá a latir jamás.

He llorado de impotencia, de enojo, malestar e injusticia donde suspiro por momentos cortos y repetitivos y la boca se me seca. Cuando me siento frágil, perdida, a oscuras, en un abismo sin salida y deseo rendirme, dejando una estela de lágrimas que fluyen de pena.

He llorado de felicidad, de dicha, de amor. Cuando la música se coordina con el viento, el paso del sol a través del follaje o levanto la mirada y la luna se asoma en el firmamento. Cuando un recuerdo divertido hace que llore a carcajadas o cuando recibo un halago o un aplauso que alimenta mi alma.

He llorado de nostalgia, de lo que ayer pasó y me gustaría vivir de nuevo. Cuando siento felicidad del pasado y no lo encuentro en el presente. Cuando las lágrimas que resbalan contienen cada recuerdo que se funde con mi piel, con mis mejillas para absorberlas nuevamente y mantener a mi lado esas vivencias. Por alguna bella memoria, por una persona que ya no está y desearía abrazar.

He llorado de tristeza, cuando el corazón se lamenta conmigo, donde las lágrimas salen solitas y se desprenden como una estrella fugaz; como las hojas de otoño que caen lenta y dulcemente; como el rocío en un día nublado o la lluvia que resbala por la corteza de los árboles. Cuando todo mi cuerpo se entristece porque extraña, porque se siente solo, porque le duele. Ese sollozo que no detengo porque la sensación de las lágrimas que fluyen lentamente, como una gota de miel que cura el alma y que endulza el corazón roto me hace sentir mejor aunque sea por un momento.

He llorado mucho, he llorado poco. He llorado de una manera, he llorado con el conjunto de todas ellas y sobre todo, he llorado, llorado porque existo y me duele vivir.

(Revista digital Triadae, número 8, España, 2017)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *