Mis escritos,  Pensamientos

Pensamiento #5: Navidad

Nunca celebré la navidad, no era algo que me llamara la atención. Convivía por estar presente; comía por el simple hecho de llenar mi estómago; regalaba o recibía los presentes por quedar bien. Mas nunca me sentí parte de la celebración.

Cuando llegaste fue distinto. Hacías que la fecha no fuera un tormento; que el día cobrara un poco de sentido. Tu amor incondicional, tu alegría y tu alma pura refrescaba la tensión que caía en mí cada vez que diciembre llegaba y tenía que fingir que las fiestas me interesaban. Al menos estabas conmigo, lo celebrabas conmigo y eras parte de ese mundo tan fatídico para mí.

Las fiestas nunca terminarán, cada año siempre se celebrarán; pero tú no eras inmortal. Después de catorce años la vida te abandonó y con dolor tuve que regresar a esos momentos de presión social, familiar y mundial. Ya no estabas; la única sonrisa en navidad ya no la podía ver y jamás volvería a ser parte de la festividad. ¿Para qué celebrar entonces? Mi amargura regresó y ahora para no irse jamás. Lo alegría que me enseñaste, la dulzura y el amor se fue ese día, en el que tu pequeño corazón, dejó de latir.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *