Escritura,  Mis escritos,  Pensamientos

Pensamiento #7: Me siento a escribir

Me siento a escribir y no salen las palabras. Sostengo el lápiz y el vocabulario se borra de mi mente. Me siento frente a la computadora y las teclas no me dicen nada. Me siento a escribir y no escribo.

Siento una opresión. En el cerebro nada se junta, el corazón no siente nada. Algo dentro de mí dice que lo haga, pero a la vez me impide concentrarme al querer plasmar frases y una que otra incoherencia.

Me siento a escribir y parece imposible. No sé qué relatar, qué es aquello que puedo contar. Nada tiene sentido, no soy capaz de escribirlo.

Está lleno de emociones. La realidad que me invento tiene un matiz de ilusión, de fantasía; de algo irreal que me sucedió a mí.

El lápiz gira entre mis dedos, las teclas crean aforismos sin sentido. ¿Qué puedo hacer para quitarme la pesadez que me envuelve, como una bruma, mi imaginación, mis sentimientos y mi pasión?

Me siento a escribir y sólo existe el vacío. Tantas cosas por querer contar, nada de ello se vuelve realidad. ¿Habrá una cura para la falta de inspiración?

Dicen que lo mejor es escribir y no dejar de hacerlo. Aunque sean palabras esparcidas, aunque nada de eso llegue a ser leído, publicado, mencionado. Para no perder el hábito, para no dejar que la mano se seque y se quede en el olvido.

¿Y si por un momento dejo de escribir? ¿Y si por un momento pienso en no volver a sostener el lápiz? Nada sería contado, nada sería expresado. Y aunque cuando me siento a escribir el resultado es el mismo; el intento de querer decir algo es considerablemente enorme en comparación a cruzarme de brazos y decir: mejor me encierro en mi cuarto y dejo de escribir para siempre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *