Cuentos,  Cuentos Cortos,  Microcuento

Microcuento #13: Día de contar un cuento

Existo en cada librería, biblioteca o en la casa de algún lector. Ahí vivo, en silencio; a la espera de que alguna persona abra mi alma, la lea y viaje dentro de mí.

A veces nadie me hace caso, por momentos me dejan abandonado, sucio y sin cariño. Mi corazón no se abre y no logro compartir mi esencia con alguien más.

¿Cuál es mi función en la vida? Lo único que hago es contar un cuento. Puede ser largo, muy largo; tanto que hasta tenga varios hermanos. Puede ser una historia corta, tan pequeña que en un segundo cambie la vida de una persona.

No importa el formato en el que me encuentres, la forma o si soy nuevo o antiguo. Yo vine a este mundo a contar un cuento.

Puede ser romántico, terror o fantasía. Puedes volar con lo que te ofrece mi espíritu, recorrer lugares desconocidos; encontrar el amor perdido, llorar hasta secarte por dentro.

Para eso vivo, aunque esté en una estantería; aunque todavía no me encuentres. Puede que hayas escuchado mi historia muchas veces o que nunca quieras volver a verme. Tal vez no sabes que existo o he pasado por varias manos. Incluso mi corazón puede que esté desgastado o que apenas sea abierto por primera vez. No importa el cómo me encuentres, no importa la manera en que me ames; mi vida está completa cuando me escuchas; cuando me dedicas atención y puedo estar vivo por un momento.

Recuerda que siempre estaré ahí en silencio, esperando el momento en que puedas leerme, en el que puedas saber que existo. Mi vida estará completa cuando me dejes entrar a la tuya al momento de contar un cuento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *