Libros que me han inspirado a escribir
Libros,  Vida Diaria

Libros que me han inspirado a escribir

Es una verdad absoluta que un escritor debe ser un buen lector. Creo que lo he repetido varias veces; incluso mi reto de este año son setenta libros. Además de que gracias a lectura podemos aprender nuevas formas de escribir, incrementar vocabulario, saber cómo está escrita una historia y aprender de un autor que ya fue publicado —independientemente del libro que sea—; la verdad es que también sirven mucho para inspirar al escritor a la hora de querer relatar una historia.

Me ha pasado varias veces y con varios libros; pero tengo en mente cinco que han sido los disparadores en mi carrera como escritora y uno que otro de pilón.

Los libros que me inspiran a escribir

Tengo bien presentes estos cinco títulos. Libros que me ayudaron a despegar una parte importante de mi imaginación que estaba oculta. Quería transmitir algo, pero no sabía cómo. Por lo que, cuando leí estos libros, la niebla que me cubría desapareció y la pluma —o las teclas— empezaron a moverse solitas, como por arte de magia. Veamos cuáles son:

Si pudieras verme ahora de Cecelia Ahern

Además de que es mi escritora favorita, éste libro es el que más me gusta. También he hablado muchas veces de él aquí aunque no le haya hecho su reseña, pero ¿por qué es tan importante? Cuando terminé de leerlo, además de llorar, la autora me dejó con un enorme deseo de querer escribir y transmitir la magia de mis letras. No les miento que después de leerlo, comencé a escribir como actualmente lo hago y a pulir mi técnica hasta convertirla en lo que ahora es.

Cuando terminé Si pudieras verme ahora, escribí uno de los cuentos que más me han gustado hasta el momento. Su nombre es El Dios de la lluvia y se encontrará (espero) en mi antología de Las 4 estaciones. También ya les he hablado sobre este libro y sobre los cuentos; pero este en particular, me salió desde el fondo y con todo el sentimiento que tenía por el libro, la magia que me brindó la autora y las herramientas; fue que, en un par de sentadas, El Dios de la lluvia estaba listo, terminado y lo amé de verdad. Es uno de mis cuentos favoritos; además me enamoré de mi propio protagonista así que, sí, el libro me dio mucho.

Días de viaje de Aniko Villalva / Diario de viaje de Matsuo Basho

Libros que me han inspirado a escribir

Aquí junto estos dos porque hablan de viajes y sobre la escritura de viajar por algún lugar. El primero de ellos me ayudó mucho a concentrar mi idea de mi libro Diarios de Japón, mismo que he estado atrasando una y otra vez porque no sabía cómo empezar ni cómo contar la historia. Además de que su taller presencial me aterrizó, el libro de Aniko tiene tanta emoción y tantas cosas con las que me identifiqué que de inmediato agarré el cuaderno destinado para Diarios de Japón y empecé a escribir.

Aniko menciona que la escritura de viajes es exponer mucho del autor en las líneas, tal vez por eso me daba tanto pavor el expresar mis sentimientos; pero al leer su libro me di cuenta de que compartíamos muchas cosas como miedos y preguntas. Por lo que el bloqueo que tenía, se rompió y las palabras empezaron a fluir solitas.

Por otro lado, el de Basho, me gustó porque junta narrativa (prosa) con poesía (haiku); el cuál se me hizo interesante, lindo y una forma más personas de transmitir las emociones que entrega un viaje.

Y hablando de Haiku:

Tintes del cielo de Natsume Souseki / Poesía Clásica Japonesa. Kokinwakashu de Torquil Duthie

Cuando leí el primer libro, me enamoré inmediatamente de la forma en que el autor transmitía sus emociones y su percepción de la naturaleza en tan pocas palabras. Fue un hallazgo increíble que dije ¡yo quiero escribir así! Después, me fui a Japón y con tantas emociones empecé a escribir poesía que se le pareciera al haiku, pero no pude. Por eso entré al curso de Haiku y he sido muy feliz desde que he logrado escribir de esta manera.

Ver la naturaleza y retratarla en tan pocos versos es algo mágico para mí, difícil y mágico; pero me encanta.

Por otro lado, el segundo libro es de poesía clásica japonesa y aunque no tiene haiku, existen poemas Tanka; una serie de versos de los cuales nació el Haiku.

Y así como toda la literatura japonesa, sus escritos están llenos de sentimientos y amor por la naturaleza; de algo que sucede día con día o estación por estación. Estos dos tipos de poesía son tan extensos y mágicos, que aún me cuesta entenderlos, pero que me inspiraron tanto a escribir que no lo dejo. Y siempre que puedo, me pongo a leer algunas de las líneas de estos dos libros (y otros de Haiku que tengo) para inspirarme.

20 años con mi gata de Mayumi Inaba

Libros que me han inspirado a escribir

No he leído muchos libros donde salgan perritos o gatitos porque siempre termino llorando y no me gusta. Este libro no fue la excepción, pero si cambió por completo la manera de querer contar una historia que le daba vueltas y vueltas y no lograba completar.

En este libro la autora describe con detalle cómo pasó veinte años con su gata llamada Mi y lo que vivieron juntas hasta la muerte de la pequeña. Desde que supe que era una biografía y que yo también podía escribir algo así, pero con mi bebé Kaffee; el libro me abrió la mente y me enseñó que sí puedo ser capaz de escribir la historia de mi vida junto a mi pequeño Cocker.

Tan emotiva y japonesa, Mayumi me quitó el miedo de mostrar emociones hacia una mascota y no un animal que no tiene sentimientos. Con el tiempo esta idea ha cambiado, pero existen todavía personas que maltratan a los animales y que no ven que una mascota es parte de la familia —un hijo para mí— y que no tiene nada de malo escribir éste tipo de literatura.

De qué hablo cuando hablo de escribir de Haruki Murakami / Mientras escribo de Stephen King

navidad 2019

Ambos son dos autores que me gustan mucho y que a veces son tan diferentes entre sí, pero también tan iguales. Los dos me enseñaron, a su manera, el camino de la escritura, la voda que tenían antes de escribir, los miedos que pasaron, sus rituales y lo que significa para ellos ser escritor.

Ambos son una joya que complementa la otra y son libros que adoro muchísimo.

El de Murakami me encanta porque es un escritor rebelde como yo. Él dice que no le importa ser famoso, lo que desea es transmitir una historia como él quiera y como se le pegue la gana. Es de verdad un maestro.

Stephen King da más tips de escritura y te dice que debes leer ochenta libros al año —maestro, ya me voy acercando poco a poco—. También cuenta la historia de que es un mortal como todos nosotros y que ha llegado a donde está por el habito y el trabajo que le transmite a sus letras.

Ambos son una maravilla.

Recuerdos de un callejón sin salida de Banana Yoshimoto

Recuerdos de un callejón sin salida

El plus. Tenía que ponerlo. Me encanta este libro y la manera en que están narrados sus cuentos.

Además de Cecelia Ahern, Banana ha contribuido mucho a mi estilo de escritura, me ha ayudado a pulirlo y darle ese toque mágico digno de la literatura japonesa. Es por eso que, gracias a ella, logré escribir Chiyoko. No sólo porque tenía millones de emociones encontradas después de que regresé de Japón por tercera vez; sino porque sus cuentos se me hicieron tan dulces, tan poéticos, que dije ¡yo quiero escribir así! Y el resultado fue ser finalista de un concurso de cuento.

Hay otras autoras japonesas que me han inspirado a escribir así, como poesía en prosa y magia de la naturaleza; pero Banana es quien se lleva la batuta. Además de que me encantan sus libros y soy más de escribir cuento que novela.

Muchos otros libros me han inspirado a escribir distintos textos; pero estos son los más importantes. Creo que jamás dejarán de existir libros que me inspiran a escribir. Espero llegar a ellos pronto para así poder seguir creando maravillas.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *