Día Internacional del Té
Vida Diaria

Día Internacional del Té

Ya tiene algunos meses que menciono mucho el té en mi blog o en mis redes sociales; incluso he escrito un par de haiku/senryu sobre esta bebida.

Puede que tal vez sea extraño para ti todo lo que trato de comunicar al hablar sobre el té, lo que comunico, siento y muestro. Y es normal. Yo tampoco lo entendía al principio.

Hablar de té me llevaría más de una entrada; incluso hasta podría hacer un blog especializado en el té porque es un tema muy extenso y hermoso. Pero en resumen, podría decir que es algo que me salvó la vida y que me hizo encontrar uno de mis caminos en la vida. El té logro que una parte de mí que permanecía dormida, despertara para hacerme sentir mejor, para crecer como persona espiritual; algo que en mis más de treinta años, me hacía falta.

Si algo he aprendido es que para sentirte pleno debes tener salud física, mental, psicológica y espiritual. Ésta última me costó, no sabía qué camino seguir o por dónde empezar. Pero después de que conocí el té, lo bebí y comprendí su filosofía; así como sus beneficios para mi salud, supe que ahí es donde esa parte de mí que hacía falta despertar, debía estar.

Día Internacional del Té

Día Internacional del Té

Hoy 21 de mayo se celebra el Día Internacional del Té para agradecer a todos los maestros de té y a los que cultivan las hojas. También, es un día para que las personas se acerquen más y lo lleguen a comprender. Tal vez no del todo, porque el té es tan sabio que jamás terminas de comprenderlo; pero sí para sentir la paz interior que cada taza otorga, sus movimientos al momento de prepararlo, el sabor tan variado, distinto y mágico; así como las hojas que difieren unas de las otras y que desde su cultivo, tienen un proceso espiritual y hacia la tierra.

El té proviene de China y no es lo que comúnmente conocemos como té: manzanilla, canela, hierbabuena… Se le llama té a todo lo que proviene de una planta llamada Camellia sinensis y tiene cinco variantes: té blanco, verde, amarillo azul y negro. Es una explicación sumamente teórica que no les escribiré porque se aburrirán y porque es necesario tener las variedades de té frente a frente para conocer sus diferencias.

Lo que deseo expresar con esta entrada es que, además de tener beneficios a la salud como al estómago o los riñones; también es una bebida que despierta y te mantiene alerta. Los monjes budistas lo tomaban para no dormirse en sus largas meditaciones. Es una bebida con la que también te puedes emborrachar debido a la cafeína, a que te deshidrata y porque hay combinaciones de té tan poderosas que después de unos cuantos tragos ya estás demasiado feliz. A mí me gusta emborracharme con té porque no me atonta como lo hace el alcohol.Además de que prefiero mil veces el té.

Pero quitándole el lado divertido del té y de que puede mantenerte despierto de una mejor manera que el café, el té es tan silencioso, pacífico; como un regalo de la naturaleza, de la tierra, de la planta del té. Es por eso que me gusta tanto.

El té y la espiritualidad

Día Internacional del Té

Para comprender al té es necesario beberlo, presenciar una ceremonia del té. No importa si es china, japonesa, india o taiwanesa. Es sentir su calor, su sabor y la manera en que el líquido cura el cuerpo y el alma.

Les hablé renglones arriba de que hay tés poderosos. Me refiero a que son muy ceremoniales o cuyo proceso de elaboración es de muy alta calidad. Estos tés hacen que de verdad sientas esa espiritualidad dentro de ti, como si te elevaras al infinito —y admito que ninguno de estos tés tienen mariguana—. Así como las meditaciones budistas llegan a ser tranquilas o generan dentro de ti una especie de colores, de ensoñaciones; como si desaparecieras del aquí y del ahora mediante la respiración, el té hace lo mismo.

Además, existe mucha filosofía detrás de una taza, del cuenco o de la ceremonia. Dependiendo el país, la práctica del té cambia, pero tienen en común la búsqueda de la paz interior, de comprender la felicidad en tan sólo un instante. La importancia del silencio, del sonido del agua, de la calma que se siente cada vez que te preparas —o te preparan— una taza de té.

Jamás había visto movimientos tan embelecadores como los que presencié cuando vi por primera vez una ceremonia china. Jamás había sentido tanta paz dentro de mí no esa desconexión del yo, de lo material; del mundo terrenal para encontrar armonía y bienestar dentro de mí. De verdad, jamás me había sentido tan conectada con la naturaleza hasta que pude beberla gracias al cuenco, gracias al líquido caliente y gracias a las hojas que le dan sabores particulares a cada té.

El té es energía. No tiene el mismo sabor o impacto si lo prepara alguien enojado a alguien que se siente calmado. Es centrarse en la preparación, en disfrutar del momento, de alguna canción oriental de fondo y de la respiración que se une al sonido del agua caliente. El té es meditación consciente, es paz, es belleza. Y es tan efímera como la naturaleza, como la vida misma.

Escritos sobre el té

Día Internacional del Té

Mi cuento más reciente, Chiyoko, tiene como protagonista esta bebida. Tengo muchos poemas, algunos los he subido aquí en forma de senryu y otros están escondidos a la espera de ser leídos.

Este día traté de escribir uno. Es un poema corto que me nació escribir para celebrar el día. Espero les guste.

Por otro lado, en esa foto estoy realizando el Gong Fu Cha, la ceremonia de té china.

Un sólo movimiento
una sola gota
espiritualidad liquida
así llamaría al té que preparo
al té que bebo a diario.

Su aroma y su sabor conecta
con la más pura naturaleza.
En tan sólo un trago
mi esencia abandona este mundo
para conocer el infinito
en donde la tranquilidad existe
el silencio es inmune
bienestar en cuerpo y alma
y la magia de las hojas
me envuelve con el aura de los colores:
blanco, verde, negro, amarillo y azul.

Si quieren saber más sobre té me encantaría responderles con lo poco que sé y si a alguien más le gusta, encantaría leer sus comentarios y lo que significa esta bebida para ustedes. ¡Feliz Día Internacional del té!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *