Poesía

Poesía: escribir un poema

Me dispongo a escribir un poema
abro el procesador de textos
sostengo una libreta y la pluma,
pero sólo me levanto
para dar vueltas por la habitación.

Pienso en ti
tal vez logre escribir algo acerca de los sentimientos
que se están formando como pequeños capullos,
pero no salen las palabras
no hay nada qué decir
no hay nada qué contar.

Me distraigo con alguna canción
la canto o empiezo a bailar
entro a las redes sociales
y no hay nada qué mirar.

Regreso a la hoja en blanco
siento cómo mis manos quieren escribir un poema,
pero la pluma no tiene tinta
el teclado ha dejado de funcionar
mi cerebro se paraliza
y las ganas de escribir se van.

¡No sé qué contar!
¡Mi inspiración se ha ido a otro lugar!
Llevo más de un mes sin escribir
sin sentirme viva a través de las palabras que se forman en mi cabeza
y mis manos les dan la verdadera forma.

El atardecer no me inspira
el viento que se cuela por la ventana no me llena
ni las nubes blancas
ni el petricor,
ni el sonido de la lluvia.

La música no sirve
el libro que leo tampoco me apetece
pienso en ti y sólo sonrío,
pero no hay más
no existe una historia para ser contada
no se crea un poema en mi cabeza.

Regreso a la libreta
me vuelvo a levantar
mi mente grita que quiere escribir
y sólo me distraigo con alguna canción
con las redes sociales que no me ayudan
y me invento escenas que aún no pasan
dejo que mi imaginación se pierda en los recuerdos
en palabras que dije, que dijiste,
pero pareciera como si mis manos
estuvieran atadas.

Por más que quiera escribir
las letras no se forman
y al final me vuelvo a acostar en la cama
para pensar,
leer,
o ver las nubes a través de la ventana
y sin que al final se haya completado
ningún poema.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *