Escritura,  Mis escritos,  Poesía

Poesía: No te quedes en la puerta

No te olvido
tampoco estás conmigo
te quedas en la puerta
aquella que apenas arreglo,
las paredes que pinto,
el piso que limpio.

Y ahí estás
entras por momentos
y la luz de la ventana es más brillante
después sales por la puerta
sin decir adiós siquiera
y la noche llega
porque no te quedas.

Una oscuridad intranquila
que espera tu retorno
y de nuevo te quedas en el marco
decides si entrar o no
te invito a pasar
te invito a irte para siempre,
pero no me quites la luz
no me dejes en las sombras.

Si vas a iluminar la estancia,
te doy la bienvenida
con un beso,
con un abrazo,
pero si dejarás que la noche perdure,
me despediré de ti
con una sonrisa.

Sólo, por favor,
no te quedes en la puerta.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *