• Pensamiento #1: Nunca volví a vivir

    Nunca volví a vivir No desperté, después de la carta que le envié, jamás volví a abrir los ojos. Lo amaba, sólo eso podía decir, porque él no a mí y nunca sería así, como lo imaginaba, junto a mí. No morí, o eso es lo que las personas creen de mí, cuando me ven sonreír; sólo nunca volví a vivir, a sentir, ni a ver el mundo de otra tonalidad que no fuera el gris.

  • Escritura: Libro de Microrrelatos Sweek

    Hace aproximadamente dos años, cuando empecé a mandar mis escritos a concursos y que las personas leyeran mis textos, conocí Sweek, una plataforma parecida a Wattap en el que subía mis cuentos y poemas para darme a conocer entre la comunidad lectora. La forma en que conocí la plataforma fue gracias a un concurso de micro cuentos en el que decidí participar. La dinámica era sencilla, cada mes el tema a desarrollar era diferente y la longitud de hasta doscientas palabras. El área que más me gusta al momento de escribir son los micro relatos o cuentos cortos, por lo que decidí participar en tres categorías: MicroLibro, MicroAbuelo y MicroCorazón.…

  • Microcuento-estrella-rosee-letters

    Microcuento #2: Estrella

    17 de julio Siempre que levanto la mirada hacia el cielo nocturno, observo la misma estrella. No esa que brilla con intensidad o la que pertenece a una constelación; sino aquella pequeña, la que comenzó a resplandecer una noche; cuya tenue luz me reconforta, me calienta, me abraza y me guía para no perderme por el cosmos. ¿Cómo sé que siempre observo la misma? Porque esa estrella es mi padre.

  • Microcuento #1: Un poco de queso

    La princesa entró al salón donde la reina, que estaba convertida en ratón, comía queso en grandes cantidades y engordaba minuto a minuto sin detenerse . La princesa la miraba con asco y al cabo de unos minutos, la reina murió de un infarto, su cuerpo se volvió ceniza y el viento se llevó sus restos dejando la corona, brillante y seductora, en el trono forrado de piedas preciosas. La princesa, al sentir el poder de la avaricia, sostuvo la corona y se la puso en la cabeza. Al instante, su cuerpo se transformó en un ratón delgaducho y hambriento, y como la mesa estaba atestada de diferentes tipos de…