• Poesía: la cura para el alma

    La cura para el alma tiene letras es como la voz que se manifiesta en palabras las emociones de un corazón que se graba en el papel la vida y los sueños figurados en el anaquel. Tiene varios nombres un oficio de sostener un volumen acariciar su cuerpo como la mano de alguien amado oler las páginas nuevas o su aroma a viejo. La cura para el alma dura todo el día mientras la mente y el corazón se sumerja en el espíritu de la pluma de alguien más de un ser humano lleno de arte que quiso sus emociones plasmar. Tiene nuevos mundos sentimientos parecidos a los míos una…

  • ideas

    Poesía: así se van las ideas

    La imaginación no se enciende está apagada la flama de la mente las ideas pasan y se van como el humo que deja la llama cuando un viento fuerte la apaga. Son como pequeñas nubes pasajeras ninguna de ellas se queda aunque fuera una me gustaría estancarla utilizarla para escribir un gran poema. La creatividad no prende los cerillas de las alucinaciones no sirven se quedan inmóviles como los pabilos cómo el sólido fósforo que no tiene fricción que no emite calor el color rojo y el calor tienen fecha de expiración. Es como la niebla breve, tranquila, opaca no deja ver nada perdida entre la bruma todo parece irreal…

  • Poesía: Lo mejor que pudo suceder

    Si tuviera que decirte algo además de «aún te quiero» es que tú nunca debiste entrar a nuestras vidas. No sólo eres alguien encantador escorpión tenías que serlo un hombre que se llevará los secretos a la tumba y del que nunca obtendré respuestas. No lo digo con odio ni siquiera con tristeza, pero lo mejor que pudiste haber hecho era no entrar en nuestras vidas. Dañaste dos corazones uno de ellos te amo más que a nadie y las palabras quedaron vacías cuando una carta jamás contestaste. No entiendo por qué sigo escribiendo bajo tu nombre grabado como un sello ya no somos parte de nada ni siquiera respiramos…

  • espera

    Microcuento #8: A la espera del otoño

    Abrí la ventana y me recargué en el alfeizar a la espera de ver las hojas caer. Mi cabello se meció con el viento y sonreí, deseaba sentir el aire frío, helado, glacial; pero no fue así. Ninguna hoja calló de los árboles de enfrente. Estos se erguían como si el aire no hubiera pasado, la brisa caliente no les hacía nada. Cerré la ventana de golpe. Otra mañana en que creí que era otoño, en que me levanté con la ilusión de ver los árboles rojos como cuando un niño espera los regalos en Navidad; pero seguía siendo verano, el verano eterno que nunca se termina en tan horrible…

  • instantes

    Poesía: Instantes

    Puedo contar con los dedos los momentos en que de verdad fui feliz; ojalá el reloj se detuviera en esos efímeros segundos en el que mi corazón se salió del pecho cuando creí que en el mundo no había maldad, en esos momentos de intensa felicidad en los que la sonrisa fue real cuando mis ojos brillaban más donde la crueldad y la sociedad no existían más. Esos pequeños instantes donde el sol calentó mi cuerpo en el frío al ver la sonrisa más bella la caricia del amor más profundo el abrazo de un mejor amigo en mi piel el sabor de la naricita de un animalito, caminar por…

  • oolong

    Poesía: Té del dragón, oolong.

    La lluvia golpea la ventana por la tarde en la taza de té transparente el sabor del oolong* se funde con el amarillo de las hierbas doradas. Se respira paz en la música del cielo el líquido caliente fluye en el cuenco y en mi cuerpo. Las gotas se esparcen abriendo los brotes de dragón alivia mi corazón roto con sabor y fervor. Un viento frío entra por la puerta suspiro con el trago caliente de la bebida la música china se escucha el sonido de la llovizna le hace compañía. Su sabor amargo me recuerda el dolor por el que he pasado su calor me reconforta como el abrazo…

  • Chiyoko

    Publicación: A menos de un mes de Chiyoko

    Estos días les he hablado sobre mi cuento finalista en el concurso de la Editorial Endira y que será presentado en la FIL Guadalajara 2019. Esta hitoria lleva por nombre, Chiyoko y trata de una mujer que viaja a Japón para encontrarse con ella misma y con la espiritualidad del té. La semana pasada, Endira me envió la maquetación del cuento. En otras palabras, cómo quedaría la versión impresa. Ver mi cuento en ese estado fue maravilloso. La portada de la historia me pareció increíble y cuando volví a leerla, me sorprendió saber que la autora de ese cuento era yo. No puedo esperar a verlo de manera física, a…

  • Haiku 16-20: Días de otoño en la Ciudad de México

    Frío tardío el otoño compensa con tardes lluviosas. Un suave viento mece los árboles hojas en mis manos. Apago la luz la luna llena entra por mi ventana. Todo calmado miro por la ventana un cielo alto. Hojas mojadas las dejó a su paso la lluvia de ayer.

  • despedida

    Poesía: despedida

    Recuerdo tu caricia en mi mejilla al despedirnos sentí tus labios rozar mi piel un abrazo quedó flotando en el aire gélido como la noche. Mi rostro ardía como un volcán en erupción se mezclaban los nervios, el miedo y el dolor mi cuerpo palpitaba de terror y amor tenerte tan cerca y alejarte con la frialdad de mi corazón. Te despediste con una sonrisa la distancia se mezclaba con el silencio de la calle no pude hacer nada al verte partir entre las sombras yo lo quise así el día que decidí alejarme. Desapareciste en la noche la alegría de volver a vernos humedeció el ambiente unas lágrimas al…

  • De lunes a domingo

    Microcuentos para leer de noche #7: De lunes a domingo

    Me despertó el sonido del celular. Las notificaciones me asustaron tanto que salí disparado de la cama. Agarré el teléfono con enojo. La luz de la pantalla me cegó por un momento. Con un ojo cerrado y el otro abierto, vi la hora. Eran las tres con treinta y tres de la madrugada. De seguro un amigo borracho que quería que le diera asilo en mi casa. Desbloqueé el celular con dedos torpes y entré al WhatsApp. La foto de perfil era un círculo negro y el número telefónico tenía más de diez dígitos. Tal vez era del extranjero. Abrí los mensajes, estaban escritos y enviados de manera separada. Después…