• Jamás dejes que vean que te hirieron

    Poesía en prosa: Jamás dejes que vean que te hirieron

    Escuché una vez «jamás dejes que vean que te hirieron». Es de mi película favorita, creo. Cuanta razón tiene el personaje, que como yo no pudo soltar una lágrima en el momento justo, no era necesario hacerlo. Sentía miedo, claro que sí. Será una sentimiento que jamás se irá. Un bucle infinito de alegría y corazones rotos. ¿Cuántos tengo que soportar? Una pregunta que no tendrá final. Las palabras se escriben solas en las hojas, es el único método que conozco para liberar. Así lo hice una vez, lo podré repetir cuantas veces lo necesite. Reiterar una y otra vez que si tú no me lograste matar, lo demás lo…

  • Poesía: No te quedes en la puerta

    No te olvido tampoco estás conmigo te quedas en la puerta aquella que apenas arreglo, las paredes que pinto, el piso que limpio. Y ahí estás entras por momentos y la luz de la ventana es más brillante después sales por la puerta sin decir adiós siquiera y la noche llega porque no te quedas. Una oscuridad intranquila que espera tu retorno y de nuevo te quedas en el marco decides si entrar o no te invito a pasar te invito a irte para siempre, pero no me quites la luz no me dejes en las sombras. Si vas a iluminar la estancia, te doy la bienvenida con un beso,…

  • música de gaita

    Poesía: música de gaita

    La gaita se escuchaba de fondo mi espalda se recargaba en la tuya y así hubiera pasado la época de lluvias, pero te moviste para dejarme caer. Amatista en un collar nuevo que ataste a mi cuello en un tierno gesto un acercamiento que no estaba planeado donde tus ojos miraban al suelo. Sostuve tu brazo o un gesto sensible para acariciar tu rostro una mirada que transmitía todas las sonrisas, pero te volteaste para esconderte por dentro. Distanciamiento entre dos paredes las que ambos construimos con dolor que no pude romper para entrar a tu corazón y que yo volví a construir para proteger el mío. Alguna caricia discreta…

  • Nefelibata

    ¡Delirios de un corazón roto por fin está terminado!

    Así como lo leen. Después de más de un año, mi novela «Delirios de un corazón roto» está terminada. Según las propiedades del documento, éste lo cree el 29 de enero del 2019. La verdad es que no recuerdo ese día, sólo sé que tenía que escribir esta historia y que, después de casi 14 meses, pasaron cosas tan increíbles y horribles que me encantaría relatar. Proceso de Delirios de un corazón roto Todo empezó cuando tuve el corazón tan lastimado que sangraba por montones y por todos lados. La única forma que encontré para curarlo fue a través de la escritura —por eso salió Espejismos—; además de que necesité…

  • Un poema por día

    Reto 2020: Un poema por día

    El año pasado realicé el reto de escribir un poema, frase, pensamiento o hasta micro cuento por cada día del año. Confieso que fue difícil, en especial porque había días que no tenía ganas de escribir o nada qué contar. Por lo tanto, me atrasaba. Pero después, llegaba un día en el que mágicamente me ponía al corriente y fue un sentimiento lindo porque, al final, logré escribir 365 poemas. Este 2020 no estaba muy segura de hacerlo. Me daba un poco de flojera, la verdad. Y sé que estamos a mediados de marzo y que nunca se los había mencionado —o creo que en una entrada perdida lo hice—.…

  • Primavera

    Poesía: Espejismos. Primavera

    Colores a la vista, flores y dulzura; entusiasmo y calor en una mirada tuya. Tardes soleadas, suavidad en el jardín; burbujas en la brisa como un corazón que no deja de latir. Alegría de color carmín en unos labios que dibujan una risa al vislumbrar tu figura. Rosas y verdes, amarillos y lilas un revoltijo de arcoíris en el cielo despejado, brillante y lleno de vida como tu sonrisa.

  • Pensamiento #7: Me siento a escribir

    Me siento a escribir y no salen las palabras. Sostengo el lápiz y el vocabulario se borra de mi mente. Me siento frente a la computadora y las teclas no me dicen nada. Me siento a escribir y no escribo. Siento una opresión. En el cerebro nada se junta, el corazón no siente nada. Algo dentro de mí dice que lo haga, pero a la vez me impide concentrarme al querer plasmar frases y una que otra incoherencia. Me siento a escribir y parece imposible. No sé qué relatar, qué es aquello que puedo contar. Nada tiene sentido, no soy capaz de escribirlo. Está lleno de emociones. La realidad que…

  • carta

    Microcuento #12: La carta

    La carta estaba anotada con letra muy fea. Se me hacía vagamente familiar, pero era tan tosca que me daba miedo volver a leer lo que en ella estaba escrito. No eran cosas buenas, ni siquiera tenía remitente; tampoco sabía como había llegado. Estaba ahí, sobre una pila de libros, doblada en dos y con un mensaje terrible. No quise preguntarle nada a mi familia. Si lo hacía, querrían leerla y lo escrito era tan fuerte que preferí esconderla entre mis papeles. ¿Por qué no la tiré? No lo sé. Pero cuando veía el lugar donde estaba metida, sentía como si me llamase para leerla una vez más; para humillarme,…

  • historias se me juntan

    Cuando todas las historias se me juntan

    He llegado a un momento de caos en mi mente. Sí, caos, mucho caos. ¿Por qué? Porque quiero escribir todo, pero al mismo tiempo no hago nada. ¿Qué está pasando? Podría decirse que tengo un bloqueo creativo y que, al no gustarme lo que estoy escribiendo en este momento, me voy con otra historia; con otra idea. En muchos blogs he leído que eso no está bien. Y tienen razón. Sólo empiezo algo, pero no lo termino y ese es un gran problema para los escritores. Deberíamos centrarnos sólo en una historia, no importa el género que sea; pero no dejarla hasta que la hayamos terminado y así ir con…