• Poesía: Lirio

    La rompiste el lirio que se cae de mis manos la aplastaron ora vez como los pétalos putrefactos que llegan al piso fue pisoteado al caminar encima de los cadáveres de las flores y así se quedó aplastada rota con todas las preguntas sin respuesta. ¿Por qué me estrujaste así tan cruelmente? Preguntó el lirio cuando se quedó agonizante en el suelo ¿Por qué me cuidaste, me regaste y me diste sol si al final romperías mis tallos en mil pedazos? Jamás llegará a tener la solución porque no la hay. En el mundo no todo tiene una explicación eso lo debería haber sabido el lirio antes de vivir antes…

  • Poesía: La carta

    Escondida estaba la carta parecía que temblaba de miedo no sabía quién la había escrito ni para quién estaba dirigida. Apareció una tarde en el buzón de correo era una acción algo inverosímil hacía mucho tiempo que nadie me enviaba una misiva ya nadie se acordaba de mi existencia. ¿De quién es esta carta? Pregunté como si alguien me escuchara Tal vez un error se había cometido no conocía a nadie en el mundo que quisiera dedicarme un par de escritos. Ya no existía nadie me encontraba sola como siempre lo estuve en vida las calles estaban desiertas al parecer era la única alma que aún subsistía. Abrí la carta…

  • Volver a sentir

    Poesía: Volver a sentir

    En una cueva estaba gélido, muerto, con heridas sangrantes no se movía, ya no latía, se había refugiado en la oscuridad más profunda en la frialdad más cruda como los inviernos de los polos dentro de una caverna subterránea dónde nadie lo mirara, un lugar en el que nadie podría encontrarlo rescatarlo revivirlo. Así estuvo por años, décadas, siglos para el sólo fueron segundos después de que suspiró por última vez se escondió en la negrura dentro de una bodega imposible de abrir inalcanzable incapaz de sentir de mirar de vivir. Ahí estuvo dormido en agonía infinita creyendo que jamás volvería a palpitar que la sangre que corre por sus…

  • Poesía: Donde el polvo del universo duele

    No se me ocurren las palabras están olvidadas como las estrellas que ya nadie observa aquel sentimiento que creció de la nada se ha desvanecido dentro de la vía láctea. ¡Ya no tiembla! ¡Ya no ríe! ¡Ya no vive! En la oscuridad se perdió el sentimiento el esmog de una ciudad que cubre el cielo, nocturno como las palabras silencioso como la mirada que nunca fue observada. ¿Cuántos efectos hipnóticos aparecen en el firmamento y nadie se da cuenta de ellos? Así fue el adiós que nunca se dijo los sentimientos que se quedaron atorados en el pecho. Sonrisas y sonrisas olvidadas para siempre se quedaron varadas esperando convertirse en…

  • sonido

    Poesía: Sonido

    Escondido estaba aquel sonido era incierto, misterioso jamás había sido escuchado hasta que un día despertó salió al mundo para entonar y enamorar con sus vibraciones el oído del único escucha aquel cuyo corazón esperaba congelado en la neblina. Esa melodía desconocida resurgió un día ya lejano dejó la oscuridad y la duda como aquel lampo que se dibujó en el firmamento y con su celestial canto revivió un alma en pena para hacerla sonreír; descubrir que existen poemas en una voz emociones dentro de un corazón. El espíritu que antes divagaba sin rumbo lleno de tristeza y cubierto de maleza ahora camina en busca de aquella música que como…

  • seis meses

    Poesía: seis meses

    Seis meses pueden durar un segundo una eternidad tan sólo en medio año hace falta aquello que me levantaba por las mañanas el sonido de unos pasos que se acercaban. Seis meses es un sinónimo de una vida entera el infinito registrado en la ausencia se escucha que tan sólo fueron unos cuantos meses para mí han sido años, vidas y muertes. ¿Desde cuándo no estás conmigo? ¿Alguna vez te tuve a mi lado? Me pregunto si esos catorce años existieron o sólo fueron producto de un bonito sueño. ¿Será verdad que han pasado sólo seis meses? Para mí es como si ya hubiera envejecido la caricia de tu cabello…

  • Japón por tercera vez

    Poesía: La espiritualidad

    En mi tercer viaje a Japón sentí que de verdad existe algo fuera de todo entendimiento. Se le puede llamar Dios Madre Naturaleza, ciencia o filosofía… el nombre que sea. Ahí me di cuenta de que existe algo profundo, misterioso que late como el sonido del corazón, que respira como el viento de invierno; que susurra como el sonido del agua, del fuego; que emana aromas imperceptibles, que no tienen nombre, como el olor a pino, el olor a frío que el invierno trae consigo. Algo que escucha como las plegarias llegan hacia el firmamento; algo que se siente como la luna que se esconde detrás de una roja pagoda.…

  • Primavera

    Poesía: Espejismos. Primavera

    Colores a la vista, flores y dulzura; entusiasmo y calor en una mirada tuya. Tardes soleadas, suavidad en el jardín; burbujas en la brisa como un corazón que no deja de latir. Alegría de color carmín en unos labios que dibujan una risa al vislumbrar tu figura. Rosas y verdes, amarillos y lilas un revoltijo de arcoíris en el cielo despejado, brillante y lleno de vida como tu sonrisa.