• literaria

    Taller de creación literaria y club de lectura

    Hace algunos años empecé a dar asesorías sobre escritura y a reunirme en círculos de lectura para inspirarme como escritora y como lectora. Después, por falta de espacio, tiempo y por otras razones, dejé de hacer las dos cosas. Pero siempre supe que algo me hacía falta en mi vida. Amo escribir y podría leer todo el día todos los días de mi vida hasta morir; pero también me gusta y me apasiona empatizar con las personas que tiene los mismos gustos, miedos y dudas; me gusta motivar a los escritores y ayudarlos así como en su momento a mí me prestaron ayuda. Aparte, comunicarme con escritores perdidos como yo…

  • Microcuento ganador del premio Sweek 2017: Siempre el mismo viernes

    Siempre el mismo viernes Desde hacía cuatro años, todos los viernes sucedía lo mismo: entraba a la librería de siempre para comprarse el mismo libro. Se sentaba en la ya habitual cafetería y pedía el café y los panecillos de rigor. En toda la tarde disfrutaba de la lectura como si fuera la primera vez; revivía los acontecimientos entre lágrimas y risas, pero nunca leía el final; se levantaba, pagaba con cambio y dejaba olvidado el libro en alguna banca, en alguna esquina. Tal vez la siguiente semana tendría el valor de leer el final de su vida. Microcuento Premio Sweek 2017 Pueden adquirir el libro en el siguiente enlace…

  • Cuento finalista Premio Ariadna 2018: Nuestra boda

    Nuestra boda Un amor imposible, un amor retorcido; no hay ninguna diferencia, en los dos alguno siempre tiene que sufrir. Rosée   Cuando mi hermana nos anunció la gran noticia en la cena, sentí cómo el alma se me salía del cuerpo. Dejé caer la cuchara que hizo un sonido metálico cuando chocó con el plato de cereal que tenía enfrente. Mi madre la abrazaba y millones de felicidades le salían de su boca acompañados de sonrisas que se me hacían repugnantes. Mi padre, en cambio, no terminaba de digerir lo que sus oídos escuchaban y no se había percatado de que la cuchara con la que se servía azúcar…

  • Vida diaria: Día del libro 2019

    Quise hacer una entrada para celebrar el día del libro, pero no se me ocurre qué escribir. Creo que leer es maravilloso, mágico y una especie de terapia que no dejaría nunca. Leo todos los días. Termino un libro y ya tengo el otro por empezar. A veces leo dos o tres libros al mismo tiempo. Leo donde puedo y como puedo. En el transporte, en alguna fila, esperando al doctor o en un banco. Jamás salgo sin mi libro en la mochila y si hay de otra, PDF también sirve. No puedo entrar a una librería sin comprar un libro, tengo apilados textos sin abrir y aún así sigo…

  • Japón

    Inspiración: Japón

    Sé que he hablado mucho sobre Japón debido a que he viajado tres veces al país y que he compartido varias historias, reseñas, frases y fotografías, pero ¿por qué hablo tanto del país y qué tiene de especial en mi vida? Se podría resumir que es una de mis más grandes inspiraciones, pero la verdad es que hay mucha historia detrás. Un país espiritual y con mucha serenidad No miento si digo que los pueblos en Japón (y algunas calles) están llenas de silencio. Es un tipo de silencio que no he percibido en otro lugar y que, además de inspirarme, me tranquiliza y me llena de una profunda paz.…

  • poemas

    Vida Diaria: Reto un poema por día

    Cuando empezó el año publiqué en mis redes sociales un reto de escribir un poema o frase diario por todo el año. Recibí muchos mensajes de ánimo y eso lo agradecí bastante. Al principio se me hizo fácil escribir los diez primeros; después llegó mi síndrome de cerebro seco y ahora creo que ya le agarré el camino. Un poema por día, 365 poemas No sé si suene fácil o complicado, pero hoy es el día número 36 y como dije arriba, creo que ya le encontré el ritmo. No fue fácil. Al inicio estaba emocionada y me salían las palabras; después estuve con el cerebro seco por un par…

  • Vida Diaria: 100 preguntas sobre mí

    Muchas personas que he conocido gracias a mis redes sociales o al lanzamiento de Espejismos, me hacen preguntas sobre mí y mis gustos, por lo que decidí hacer una entrada con algunas preguntas que me han hecho, con algunas que encontré por ahí y algunas que me inventé para que me conozcan mejor como escritora y persona. Éstas están divididas en secciones de 20 preguntas para no mezclar respuestas y mantener un orden para yo contestarlas y ustedes puedan leerlas sin que se les haga pesado. Tal vez no soy una persona interesante y te dé flojera leer 100 datos sobre mí, pero las respondí con la mayor sinceridad y…

  • Inspiración: Mis seis libros favoritos del 2018

    Este año 2018 a pesar de todas las penurias que viví, las ganas de no querer hacer nada, mi bloqueo literario que duró cerca de dos meses y la dificultad para leer y concentrarme, pude terminar el reto que tenía pensado desde un inicio para este año: leer 30 libros (o más) lo cual es un logro bastante considerable ya que años anteriores quise completar la misma lista y jamás la llegaba a completar. ¡Felicidades a mí! Pero así como todos los años que llevo leyendo, existen libros que no me gustaron para nada, que disfruté momentáneamente, que sirvieron para pasar el rato, que me gustaron y los que amé…

  • Vida diaria: Reto de lectura 2019

    Este año me propuse leer 30 libros y lo logré, pero el año pasado mi meta era la misma y de igual manera la pude completar. Este 2018 sentí que no me exigí como me hubiera gustado y a pesar de todos los problemas que tuve en todo el año y que de una u otra forma logré salir adelante para completar mi reto de lectura, Stephen King menciona en su libro “Mientras escribo” que un escritor mínimo debe leer de 40 a 50 libros al año (máximo 80 a 100, pero para logar eso ya es dedicarse tiempo completo al mundo de la literatura en general y por el…

  • vivir

    Vida diaria: estar en paz y vivir de mi poesía

    Estos últimos meses me he dado cuenta de algo muy importante: dejé de mover Espejismos, ya no continué escribiendo en el blog y abandoné por completo mis redes sociales. ¿Por qué? Porque comencé a reprimirme artísticamente de manera importante, no porque no quisiera, sino porque las circunstancias de la vida diaria ajenas a mi pasión comenzaron a interferir en mi crecimiento como escritora. Al salir del trabajo llegaba a casa sin querer hacer nada, sin el deseo o motivación de escribir; sin ese cosquilleo de anotar alguna idea en mis tantas libretas o producir un poema con el sentimiento que me caracteriza. Empecé a sentirme apagada, sin valor y sin…