• Microcuento #13: Día de contar un cuento

    Existo en cada librería, biblioteca o en la casa de algún lector. Ahí vivo, en silencio; a la espera de que alguna persona abra mi alma, la lea y viaje dentro de mí. A veces nadie me hace caso, por momentos me dejan abandonado, sucio y sin cariño. Mi corazón no se abre y no logro compartir mi esencia con alguien más. ¿Cuál es mi función en la vida? Lo único que hago es contar un cuento. Puede ser largo, muy largo; tanto que hasta tenga varios hermanos. Puede ser una historia corta, tan pequeña que en un segundo cambie la vida de una persona. No importa el formato en…

  • carta

    Microcuento #12: La carta

    La carta estaba anotada con letra muy fea. Se me hacía vagamente familiar, pero era tan tosca que me daba miedo volver a leer lo que en ella estaba escrito. No eran cosas buenas, ni siquiera tenía remitente; tampoco sabía como había llegado. Estaba ahí, sobre una pila de libros, doblada en dos y con un mensaje terrible. No quise preguntarle nada a mi familia. Si lo hacía, querrían leerla y lo escrito era tan fuerte que preferí esconderla entre mis papeles. ¿Por qué no la tiré? No lo sé. Pero cuando veía el lugar donde estaba metida, sentía como si me llamase para leerla una vez más; para humillarme,…

  • Tú eres especial

    En concurso: Tú eres especial

    Hace algunas semanas me enteré de un concurso de libro ilustrado en infantil proveniente de Argentina. No soy de cuentos para niños, pero decidí intentarlo porque es una nuevo reto. Además, el cuento que envié no lo sentí para niños; sino con un mensaje que deseaba transmitir desde hace mucho tiempo. El cuento relata la vida de un gatito abandonado que busca las respuestas hacia el por qué las personas no lo quieren o lo maltratan. Es un tema actual y uno que me lastima mucho y que, al sentirme inútil ante el maltrato animal; decidí plasmarlo en palabras. Hace unos meses descubrí de verdad lo que es la fidelidad…

  • Pensamiento #6: Bajo las estrellas

    Cuando todos cenaban y se abrazaban llenos de emoción, yo subí al techo de mi casa para mirar el cielo. Un nuevo año comenzaba y traía cosas nuevas, alegres y diferentes para mí; pero también comenzaría un sendero sin seres amados en mi vida. Otra vez. Gano amor y pierdo amor, es lo que pienso bajo el cielo oscuro, bajo las estrellas que titilan como si fuera la inmensidad de mis emociones; de lo que he ganado, de lo que he perdido. Algunas brillan más que otras, un símbolo de logros, alegrías, experiencias que marcaron mi firmamento, todo el amor que he dado y lo mucho que he crecido y…

  • sueño eterno

    Microcuento #11: sueño eterno

    Cuando miré el cielo oscuro, le recé a las estrellas para que cumplieran mis deseos. De la nada, una de ellas se desprendió y calló con un sonido parecido al del metal. Rodó por el suelo hacia mis pies. Sus bordes puntiagudos se le cayeron al estrellarse contra el piso y se alisó de una manera redonda, perfecta y brillante. Sostuve con mis manos su figura; su tacto era tibio, casi frío. Abracé su calor y deposité todo mi amor dentro de ella. La devolví al firmamento, al lugar donde pertenecía. Ahora la miro como si fuera una luna, grande, luminosa; aquella que contiene mi sueño eterno dentro de ella.

  • Microcuento #10: Un paseo por el sueño

    Desperté sin saber dónde me encontraba. La cama se me hacía desconocida y las paredes blancas y desnudas no las había visto nunca. La noche anterior me fui de fiesta con unos amigos para celebrar nuestro último día en la universidad. Todos habíamos salido con honores y debíamos festejarlo. Bailé toda la noche y me puse tan borracha que, cuando me subí al auto de uno de mis amigos, me quedé dormida al instante y me perdí dentro de un sueño profundo e incómodo. Después de un tiempo indefinido, desperté a medias y sentí que alguien me tomaba en brazos mientras caminaba y vociferaba algo que no logré entender. Sentí…

  • al despertar

    Microcuento #9: Al despertar

    Al despertar por la mañana me quedé sin aliento al no saber en dónde estaba. Me miré en el espejo y grité de terror al ver el paso de los años en mi cuerpo. ¿Quién era aquella anciana del espejo? Busqué por toda la casa para encontrar alguna respuesta: las fotos, las cartas escritas por mí y las evidencias del paso del tiempo. Todo me hizo ver la realidad: mi día a día sería de la misma manera, una vida solitaria de una mujer con amnesia; una vida triste y miserable sin memoria. Decidí que aquella noche, después de tanto tiempo, me quitaría la vida de una vez por todas.…

  • Chiyoko

    Publicación: A menos de un mes de Chiyoko

    Estos días les he hablado sobre mi cuento finalista en el concurso de la Editorial Endira y que será presentado en la FIL Guadalajara 2019. Esta hitoria lleva por nombre, Chiyoko y trata de una mujer que viaja a Japón para encontrarse con ella misma y con la espiritualidad del té. La semana pasada, Endira me envió la maquetación del cuento. En otras palabras, cómo quedaría la versión impresa. Ver mi cuento en ese estado fue maravilloso. La portada de la historia me pareció increíble y cuando volví a leerla, me sorprendió saber que la autora de ese cuento era yo. No puedo esperar a verlo de manera física, a…

  • Escrittos

    Convocatoria cancelada por Escrittos

    Hace unos días les mencioné que estaba en el concurso de #7Microcuentos realizado por Escrittos. Dudé un poco en entrar porque no entendía las bases y porque no me sentía bien como para escribir en esos momentos. Al final decidí entrar, escribir un cuento de 2500 palabras (el máximo para entrar a concurso), pagar el importe necesario para la revisión de mi texto y subirlo a su pataforma para ser considerada; todo esto para que, al final, decidieran cancelar el concurso.  Hace unos días recibí el comunicado de prensa en el que comentaban la historia de cómo surgió la idea y que sólo mandaron texto 18 personas. Que por ese…

  • De lunes a domingo

    Microcuentos para leer de noche #7: De lunes a domingo

    Me despertó el sonido del celular. Las notificaciones me asustaron tanto que salí disparado de la cama. Agarré el teléfono con enojo. La luz de la pantalla me cegó por un momento. Con un ojo cerrado y el otro abierto, vi la hora. Eran las tres con treinta y tres de la madrugada. De seguro un amigo borracho que quería que le diera asilo en mi casa. Desbloqueé el celular con dedos torpes y entré al WhatsApp. La foto de perfil era un círculo negro y el número telefónico tenía más de diez dígitos. Tal vez era del extranjero. Abrí los mensajes, estaban escritos y enviados de manera separada. Después…