• Jamás dejes que vean que te hirieron

    Poesía en prosa: Jamás dejes que vean que te hirieron

    Escuché una vez «jamás dejes que vean que te hirieron». Es de mi película favorita, creo. Cuanta razón tiene el personaje, que como yo no pudo soltar una lágrima en el momento justo, no era necesario hacerlo. Sentía miedo, claro que sí. Será una sentimiento que jamás se irá. Un bucle infinito de alegría y corazones rotos. ¿Cuántos tengo que soportar? Una pregunta que no tendrá final. Las palabras se escriben solas en las hojas, es el único método que conozco para liberar. Así lo hice una vez, lo podré repetir cuantas veces lo necesite. Reiterar una y otra vez que si tú no me lograste matar, lo demás lo…

  • música de gaita

    Poesía: música de gaita

    La gaita se escuchaba de fondo mi espalda se recargaba en la tuya y así hubiera pasado la época de lluvias, pero te moviste para dejarme caer. Amatista en un collar nuevo que ataste a mi cuello en un tierno gesto un acercamiento que no estaba planeado donde tus ojos miraban al suelo. Sostuve tu brazo o un gesto sensible para acariciar tu rostro una mirada que transmitía todas las sonrisas, pero te volteaste para esconderte por dentro. Distanciamiento entre dos paredes las que ambos construimos con dolor que no pude romper para entrar a tu corazón y que yo volví a construir para proteger el mío. Alguna caricia discreta…

  • Escribir mis reseñas literarias a mano

    Escribir mis reseñas literarias a mano

    Después de que atravesé una migraña espantosa que me duró dos semanas y decidí estar cerca de una semana sin ver el celular, la computadora y la televisión, me dediqué a leer más de lo normal, escribir Diarios de Japón y adelantar entradas del blog, pero como no podía ver la luz de la PC, empecé a escribir mis reseñas literarias a mano —y una que otra entrada como esta.— Además de sentir satisfacción por no usar la tecnología por unos cinco días —y no extrañarla para nada—, el hecho de escribir a mano las reseñas hizo que la práctica se volviera más intima y personal. Me encantó escribir en…

  • De regreso a la escritura

    Desde que empezó la pandemia, tuve un bloqueo de escritura terrible. No lograba plasmar nada y, si lo hacía, no me gustaba. Pero después de muchos meses, estoy de regreso a la escritura y eso se lo debo a un libro japonés llamado El libro de la almohada de Sei Shonagon. Este pequeño libro es como un diario de una de las damas de la emperatriz japonesa. Se llama así porque era un cuaderno que guardaban debajo de la almohada y donde la autora relató su día a día, las cosas que le gustaban o que le causaban impresión. El libro es muy bonito, espero hacer la reseña pronto, pero…

  • Premio Ariadna de cuento y poesía 2020

    Premio Ariadna de cuento y poesía 2020

    Si les dijera que tengo ganas de llorar y gritar, ¿me creerían? Hace unos meses la Editorial Ariadna realizó un concurso; y el día de ayer se dieron los resultados del dictamen del Premio Ariadna de cuento y poesía 2020. Tengo dos grandes noticias: una que me llena de felicidad y la otra de mucho orgullo. Premio Ariadna de cuento y poesía 2020 Donde el polvo del universo duele La primera de ellas es que mi poema, Donde el polvo del universo duele, quedó como finalista y será publicado en el libro digital del premio. Es un poema que escribí con mucho sentimiento, con el corazón y con ese dolor…

  • poema

    Poesía: Cumplo una fantasía al escribir un poema

    Traté de buscar un poema para leerlo junto a tu oreja y con un murmullo erizar tu piel aunque no estuvieras cerca. Pero eso no sería ninguna sorpresa decidí escribir una nueva estrofa uno que fuera sólo para el momento y que, después de tanto tiempo, nacieran las letras. Me encierro en la habitación todo está en silencio lo único que se escucha es el lápiz que rasga el papel en la madrugada. Hablo en susurros con el teléfono pegado a mis labios para que las personas no se den cuenta de los versos sensuales que le dedico a una persona. La voz sale escondida prohibida y cumplo una fantasía…

  • Proyecto literario: El amor en el abismo

    Como ya les mencioné, estoy de proyecto en proyecto porque no me decido por ninguno y porque me cuesta terminar el que ya había empezado. En esta ocasión, traigo una antología nueva. Ya la había trabajado desde hace algún tiempo, después de leer una antología de cuentos románticos llamada Abandonarse a la pasión de Hiromi Kawakami. Cuando terminé de leerlos, se me ocurrió la idea de que, tal vez, yo podría escribir una serie de cuentos de amor y desamor (como ya es mi estilo y costumbre). Precisamente porque es mi estilo y me encanta escribir sobre amores no correspondidos e historias donde el amor no existe, me puse a…

  • Nefelibata: Delirios de un corazón roto

    Nefelibata: Delirios de un corazón roto en concurso

    Hace tiempo que les hablo de esta novela, pero no se concretaba nada. En primera porque es el primer proyecto largo que he escrito —cerca de dos años y diez revisiones—. En segunda porque, cuando tenía pensado publicarla, salió la convocatoria para un concurso y decidí mandarlo. Debido a la pandemia, el concurso se atrasó, cosa que me convino porque pude revisarla y ponerle una mejor atención; pero no les miento sí les digo que ya estaba hasta el gorro de la novela. Era tanta mi atención y mi enfoque que perdí las ganas de escribir —también por otras cosas—; me sentía muy atada a la novela que terminé odiándola.…

  • Nefelibata

    ¡Delirios de un corazón roto por fin está terminado!

    Así como lo leen. Después de más de un año, mi novela «Delirios de un corazón roto» está terminada. Según las propiedades del documento, éste lo cree el 29 de enero del 2019. La verdad es que no recuerdo ese día, sólo sé que tenía que escribir esta historia y que, después de casi 14 meses, pasaron cosas tan increíbles y horribles que me encantaría relatar. Proceso de Delirios de un corazón roto Todo empezó cuando tuve el corazón tan lastimado que sangraba por montones y por todos lados. La única forma que encontré para curarlo fue a través de la escritura —por eso salió Espejismos—; además de que necesité…

  • Volver a sentir

    Poesía: Volver a sentir

    En una cueva estaba gélido, muerto, con heridas sangrantes no se movía, ya no latía, se había refugiado en la oscuridad más profunda en la frialdad más cruda como los inviernos de los polos dentro de una caverna subterránea dónde nadie lo mirara, un lugar en el que nadie podría encontrarlo rescatarlo revivirlo. Así estuvo por años, décadas, siglos para el sólo fueron segundos después de que suspiró por última vez se escondió en la negrura dentro de una bodega imposible de abrir inalcanzable incapaz de sentir de mirar de vivir. Ahí estuvo dormido en agonía infinita creyendo que jamás volvería a palpitar que la sangre que corre por sus…